Mondo Kronhela Literatura - República Argentina


Volver al Listado de autores
Layla

Mundo infinito que cubres mi cuerpo
adéntrame en el sol, dame tu invierno,
sumérgeme en la noche de tu seno,
muéstrame la bondad de tu infierno.
Flor de fuego, piel maldita
que enciende mi vientre.
Acéchame una vez más,
déjame cubrir tu espalda
de saliva y de miel.
Quiero encontrar la carne
que celosamente hierve
bajo la noche entre mis dedos.
Eternos dones, delicados, amados
sudores de sauces y cuerpos.
Benditas caricias descontroladas
por el tiempo,  medida de tus dedos.
Ardientes mensajeros, subyugantes tiranos,
que esclavizan mi cuerpo
y lo someten a tu cielo.
Paseo de filo asesino por tus
nalgas que estremecen mi pensamiento.
Noche infinita de dolores y humores,
deslizantes y palpitantes carnes,
rebosantes de calor y de incienso.
Estatua de papel mojado,
adherida a mi pecho.
Azarbe sagrado, suntuosa
espalda prendida en mis ojos,
sangrantes ojos avizores.
Tenebrosa cortina de deseo,
funde tú las llaves de mi delirio
con el ardor de tus yemas.
Cierra mi puerta y castiga mis
entrañas con el infinito dolor
añorado, quédate a mi vera.
Acompaña mi barca al infierno
recién creado, hunde tus remos
en mi boca, punzantes, asesinos
siempre de mi sangre, devora
la esencia que me resta y
mátame, lenta y tiernamente,
pero deja antes  la noche abierta.

Volver al Listado de autores
Layla III

Rodéame,
mátame si quieres,
muerto estoy desde entonces.
Tu cerraste mi delirio,
lo ataste al asfalto,
y vago durante el día,
la noche y el tiempo.
Amarga eres por siempre,
odio tu cuerpo,
tu persona,tu exisitir.
Has cerrado la noche,
eso no es perdón,
es falta de ternura,
ausencia de vida,
es falta de tí.
Me faltas y me aplasta,
la luz me hiere.
El alcohol me coge,
persígueme siempre.
Ódiate,desnudate
y date asco.
Muere.
Muere.
Muere.
Maldita rockera,
me jode tu recuerdo
y me flata tu cuerpo.
Añoro,
tu calor y voz.
Caricias,
las esquinitas malditas.
Yo te odio,
por siempre.
No te amo,
muere ya,amén.
Hundido me has sobre todo.
Perdí la cordura
y renuncio a ella.
Necesito tu saliva,
tus manos en mi rostro.
Mis labios languidecen
por tu ausencia.
Dedos,dedos tuyos
que abrasan mi piel,
erizan mi pelo.
Sudor de cariño.
Dulce rockera
que mata mi deseo,
reniega de mi
y mata mi cuerpo.
Raja mi cabeza,
navega mis venas,
hierve mi sangre.
Enciende las calles
y grita mi hueco.
Añora tú mi hedor,
adiestra mi mano
y maneja mi don.
Tuyo es todo.
El rey payaso
postrado se ha
ante el placer perdido.
Sumérgete en mi teatro,
pinta mi escena.
Control, por favor.
Descontrol.
Incendiosa mujer
que me quemas.
Ardo yo, pero tú no.
Mata,mata,mata.
Eso dice mi razón.
Pero si tu me gozas
todo se pierde,
pierdo yo,
y pierde Dios.
Gana la cama,
resorte secreto
que activa mis ojos.
Caricias,esquinitas,
sagrada esquinita,
pelo sabroso,estorboso pelo.
Cariño mortuorio.
Paja mental.
Eyacula tu mente
y libera mi razón.
Esclavizame más,
necesito tu ardor,
más exigo.
Necesito tu cuerpo,
más exigo.
Quiéreme,ámame.
No me nieges,
yo no pido,
pero dame tú.
O muere de una vez.
Borracho estoy,sí,
ebrio de razón.
Sediento de calor.
Ansioso de tu cuerpo.
Mírame,cógeme,
sedúceme,fóllame.
Enternece mi ser,
Adentrate,
tú puedes,sólo tu,
seguro es.

Volver al Listado de autores
Te ofrezco

Tenebroso tormento padezco
sobre la alegre sábana,
emociones imprecisas
que brotan de mi entrepierna.
Observo tu cuerpo y lo deseo,
grandisimo problema.
Me apetece degustar tu piel
como la última noche,
como con los haces,
añoro libar tu miel.
Epoca turbulenta para conocerte
o el conocerte turbulento hecho.
Podemos disfrutar el momento,
no quiero mas de lo que das,
no cojo mas de lo que prometo.
Disfruta conmigo un tiempo,
ordenaré yo las caricias.
Pagaré las deudas morales,
ya me abrieron cuenta.
No busco tu pensamiento,
solo deseo tu infierno.
Liberate de las riendas,
yo ya he roto mi yugo,
no frenes tus pasos por nada,
todo está permitido,
este es el juego.
Adentrate en mi mundo,
no tengas miedo.
Aqui estamos solos,
nadie contempla nuestros actos,
nadie envidia nuestro encuentro,
nadie imagina lo que hay dentro.
Podemos disfrutar el momento,
no quiero mas de lo que das,
no cojo mas de lo que prometo.
Ofreceme lo que tienes,
yo muestro lo que ordeno,
no pido si no quiero,
no cojo si no puedo.

© Carlos Santoyo