Mondo Kronhela Literatura - Literatura On Line


Volver al Listado de Autores
Vladimir Maiakovski: Violeta Parra no se suicidó en vano, el hombre, ni por la fe en el dinero

Mucho escucho todos los días
Sobre filosofías
Algunos se creen dueños
Y tener la verdad
Son muchas las religiones que escucho
Unos dicen cree y te salvarás
A diario leo sobre avances científicos
Y todos sustentan
La importancia de la ciencia
De No quisiera ser eso que llaman adelantado

En los países, dantescos, hermosos paisajes fríos, desarrollados nadie asesina a nadie por el, simple, hecho de, sentir, asesinar. ¡Vale! Ahí todo se planifica; el sentir es cosa de subdesarrollados. En los países desarrollados no se comercia con niños: es decir no se compran, alquilan ni venden y tampoco son objetos de pederastia o secreto abandono, porque allí el Estado (seudomonarquía), superdesarrollado, funciona y a ningún niño le va mal (así se asegura el permanecer desarrollado: al menos para comparar... recordando a Mario Benedetti en Poeta menor); ningún país en estas, admirables, condiciones se atrevería, jamás, a adoptar a un niño de un subdesarrollado, o lo que es lo mismo, jamás dejaría que entre a su país algún ciudadano subdesarrollado (pues son segundos, terceros o cuartos, por no decir inferiores, aunque sepan amar). En los países desarrollados las leyes se-acatan no-se-debaten, ni se derogan; nadie soborna a nadie y nadie soborna o apoya políticamente (gemelo de económicamente) a los países subdesarrollados. Si tienes que ir a la cárcel, no importa cómo, vas a la cárcel (claro que ella, es algo así como un hogar de clase media en un país subdesarrollado). Existen los Derechos Humanos (el Medio Ambiente) y ellos lo respetan. En estos ya lustrosos o sádicos países la ley administra a la ley y no el hombre a la ley o la ley al hombre. En los países desarrollados, del primer (primate) mundo, nadie segrega a nadie, son demasiado desarrollados como para preocuparse sobre colores de piel, formas de vestir o de hablar: aquí todo el mundo mira tu cerebro (a punto de explotar en ellos mismos) y punto. Fuerza extraña que hace que la gran mayoría, de hombres desarrollados, de los países desarrollados vayan, felices, de vacaciones a los países subdesarrollados (y vuelvan más felices): ¿Hasta ahora no entiendo, soy como un animal subdesarrollado, porqué se rebajan; será labor social? En los países desarrollados no se deciden las guerras de los países subdesarrollados: ellos lo único que hacen es comerciar contratos con subrepticias cláusulas (que comprometen materia prima, igual, energía, igual, vida) y armas que no matan, sino que ayudan a vivir un poco más. Digamos, más aterrado, más estresado, más confundido, más dependiente de los que deciden, pero como dicen en el trópico, tríptico, El Padrino: No es personal. Es sólo, por, negocio. Por negocios, que no son ni morales ni inmorales, hasta en el Vaticano, hasta en el Cielo. En sólida voz iconoclasta en Deucalión, de Alberto Guillén: Yo he de ayudar al Diablo / a conquistar el Cielo. Cosas, bellezas ridículas y extrañas y kafkianas que, únicamente, saben ver aquellos que quieren-alcanzar, no los que ya-alcanzaron. Todo lo que veo y ves y vemos con la 'poesía del dinamitero', Nicanor Parra, en las tetas del, palacio de palabras, decálogos, con truco, Vaticano o Poemas del Papa:

1

Acaban de elegirme Papa
soy el hombre más famoso del mundo

2

Llegué a la cumbre de la carrera eclesiástica
ahora puedo morirme tranquilo

3

Los Cardenales están molestos conmigo
porque no los saludo como antes
¿demasiado solemne?
es que soy el Papa caramba

4

Mañana a primera hora
me traslado a vivir al Vaticano

5

Tema de mi Discurso:
Como Triunfar en la Carrera Eclesiástica

6

Felicitaciones a diestra y siniestra
todos los diarios del mundo
publican mi fotografía a primera página
algo que no se puede poner en duda
me veo mucho más joven de lo que soy

7

Nada de que admirarse
yo desde niño quería ser Papa
trabajé como fiera
hasta que se cumplieron mis deseos

8

¡Virgen del Perpetuo Socorro!
olvidé bendecir a la muchedumbre

A la mierda lo natural. Yo soy un país desarrollado. ¡Ja, ga! Lo natural. ¡Ja, jaa, ga, jaaa gauis! ¿Boom? Perdón. No hay tal cosa en el bolsillo, callejón, arrugas de la cara o en los ojos del culo, cartera o memoria de los hombres. Espías. Como basura, entre basura del Mundo, en que somos en nuestra poesía, un revólver, un consolador, un estruendo, un beso, un pedo con toda confianza o un ínfimo reclamo al lado de la Macroeconomía. Un réclame para comprar o matar, para morir para, otra vez, matar a un a dos a tres, niño que por libre ¡condenado! a una Revolución Industrial (del ábaco al, cada vez más complejo, ordenador). Y dónde están los famosos literatos, los artistas del guión de Cine y de Televisión, dónde su voz muerta, dónde sus libros que página tras página suman el adormecimiento, la modorra, gonorrea existencial, el negocio del mundo, del cobro para convertir el mundo en el paraíso extraviado, escondido, a la venta: ¡Gran oferta del Paraíso en el culo, cerebralmente, prendido de Venus, de la virgen María! (Lugar donde el hombre no ha pisado, es lugar que espera poder invadir.) Para ir, porque estoy cansado, de merecidas vacaciones. Yoes, traductor y fijador del basural: el país, el hombre que apunta con miseria, que compra de la Nada revuelta en tortas con forma de pescado, harina en los ojos ciegos, que no sirven, para ver, oler y comer entre caca y armonía que despiertan las mitades, las metáforas, los últimos superhéroes o antipoemas, la fama, virgen, del comandante de las, ya pensadas, naves espaciales. Ya nada es, mental, lapidariamente natural o temporal. Ya todo está para asumir o aceptar que alguien más que Nada o Todo (reproduciéndonos) o nato o dado o nado o dato o tona o toda o dona o doda que nadie nos escuchará gritar ni recitar; porque todo será uno solo: será lo Todo. Someramente los tanques, aviones y misiles danzan en las biblias, otrora libros sagrados hoy sangrados, ignorados, defenestrados y quemados o perdidos nadadores de las bibliotecas en que mueren los señores, últimos señores que en este instante piensan. Saben que piensan. A lo arquetípico, santo de las tierras baldías, Ernesto Cardenal con la, sacristía o, bella Oración por Marilyn Monroe:

Señor
recibe a esta muchacha conocida en toda la tierra con el
nombre de Marillyn Monroe
aunque ese no era su verdadero nombre
(pero Tú conoces su verdadero nombre, el de la huerfanita
violada a los 9 años
y la empleadita de tienda que a los 16 se había querido matar
y que ahora se presenta ante Ti sin ningún maquillaje
sin su Agente de Prensa
sin fotógrafos y sin firmar autógrafos
sola como un astronauta frente a la noche espacial.

Ella soñó cuando niña que estaba desnuda en una iglesia
(según cuenta el Time)
ante una multitud postrada, con las cabezas en el suelo
y tenía que caminar en puntillas para no pisar las cabezas.
Tú conoces nuestros sueños mejor que los psiquiatras.
Iglesia, casa, cueva, son la seguridad del seno materno
pero también algo más que eso
Las cabezas son los admiradores, es claro
(la masa de cabezas en la oscuridad bajo el chorro de luz).
Pero el templo no son los estudios de la 20th Century-Fox
que hicieron de Tu casa de oración una cueva de ladrones.

Señor
en este mundo contaminado de pecados y radiactividad
Tú no culparás tan sólo a una empleadita de tienda.
Que como toda empleadita de tienda soñó ser estrella de cine.
Y su sueño fue realidad (pero como la realidad del tecnicolor)
Ella no hizo sino actuar según el script que le dimos
--El de nuestras propias vidas-- Y era un script absurdo.
Perdónala Señor y perdónanos a nosotros
por nuestra 20th Century
por esta Colosal Super-Producción en la que todos hemos trabajado
Ella tenía hambre de amor y le ofrecimos tanquilizantes.
Para la tristeza de no ser santos
se le recomendó el Psicoanálisis.

Recuerda Señor su creciente pavor a la cámara
y el odio al maquillaje --insistiendo en maquillarse en cada escena--
y cómo se fue haciendo mayor el horror
y mayor la impuntualidad a los estudios.

Como toda empleadita de tienda
soñó ser estrella de cine.
Y su vida fue irreal como un sueño que un psiquiatra interpreta y archiva.

Sus romances fueron un beso con los ojos cerrados
que cuando se abren los ojos
se descubre que fue bajo reflectores

y apagan los reflectores!

Y desmontan las dos paredes del aposento (era un set cinematrográfico)
mientras el Director se aleja con su libreta

porque la escena ya fue tomada.

O como un viaje en yate, un beso en Singapur, un baile en Río
la recepción en la mansión del Duque y la Duquesa de Windsor

vistos en la salita del apartamento miserable.

La película terminó sin el beso final.
La hallaron muerta en su cama con la mano en el teléfono
Y los detectives no supieron a quién iba a llamar.
Fue
como alguien que ha marcado el número de la única voz amiga
y oye tan sólo la voz de un disco que le dice: WRONG NUMBER
O como alguien que herido por los gansters
alarga la mano a un teléfono desconectado.

Señor
quienquiera que haya sido el que ella iba a llamar
y no llamó (y tal vez no era nadie
o era Alguien cuyo número no está en el Directorio de Los Angeles)

contesta Tú el teléfono!

¡Oh Dios! Odiosamente te digo que nos haces falta. Que en tu nombre estamos arrepentidos de falsear tu nombre, de imitar tus reglas, de destruir tus ritos, de ignorar tu omnipresente voz diluida en cables, ondas y pantallas donde existen sólo los que piensan en aceptar la realidad. La realidad sin nombre, sin hijo, sin amante para sentir la duda, sin locuaz mono que ilumine las satelitales o poéticas pantallas del seco corazón. Donde ya no hay, coqueta, China que tiente con Mao Tse-Tung y Karl Marx. Donde ya se acaba, de viejo, el gran Fidel Castro que en todo, hasta en brutales desaciertos, esperanzas sentía el Yo, Humano, que ahora yace para el olvido. Donde la ojiva, musa, Vladimir Maiakovski, Rusia que perece por común y atemoriza por ingente experiencia o rezago gélido y salvaje, las otras bellezas que no entenderemos. Que nos desapareceremos. Que no-debemos comprender ni aceptar que el mundo llegará a tener un solo nombre, el de un solo hombre, el dueño de la transnacional del Mundo: del agua, de la luz, de las proteínas, de los elementos químicos, de los gases combinados que nos alimentan como fracción de inicio. Ya será la muerte de otro, mi muerte le pertenecerá a otro, y la tuya, y nuestra vida, diremos la de nuestros hijos está destinada a ser eternamente, en lo que dure la vida para entonces, servidor de otro, al azar si no es de él mismo. Es necesario destruir o anular, quitarles el poder, por cualquier vía, a todos los que son dueños de una parte fundamental del mundo: de las vidas de otros mundos. Si no será, el Apocalipsis, la perdición, el olvido: la cirugía cerebral, desde el nacer o el antes del nacer. Por iluminación: Todos los hombres deberían suicidarse. Nota, de Maiakovski, de, purificación, suicidio:

¡A todos!
No se culpe a nadie de mi muerte y, por favor,
nada de chismes. Lili ámame.
Camarada gobierno, mi familia es: Lili Brik, mi madre, mis hermanas

y Verónica Vitaldovna Polonskaya.
Si se ocupan de asegurarles una existencia decente, gracias.
Por favor den los poemas inconclusos a los Brik,
ellos los entenderán.
Como quien dice
la historia ha terminado.
El barco del amor
se ha estrellado
contra la vida cotidiana
Y estamos a mano
tú y yo
Entonces ¿para qué
reprocharnos mutuamente
por dolores y daños y golpes recibidos?

Hombre puro, salvaje de la Amazonia que todos los días es ultrajada, digo parricidio, desconocido de la palabra evolución, que perdido está como el, dios, veloz, Chita de las áfricas, caminando, a tientas, sobre la subversiva extinción. Allí donde no existen las escuelas, institutos o universidades que perjudican o construyen erguida, legal, bestialización (Graduados, doctorados, stupidus). Será corroborar a Richard Leakey con el, famoso, error biológico: ¿Quién tiene la culpa de la contaminación, destrucción, ambiental? Lo sabe el Jefe piel roja Seattle, cuando envía esta carta al presidente norteamericano en 1854: Sabemos que el hombre blanco no comprende nuestro modo de vida. Él no sabe distinguir entre un pedazo de tierra y otro, ya que es un extraño que llega de noche y toma de la tierra lo que necesita. La tierra no es su hermana sino su enemiga y una vez conquistada sigue su camino, dejando atrás la tumba de sus padres sin importarle. Le secuestra la tierra a sus hijos. Tampoco le importa. Tanto la tumba de sus padres como el patrimonio de sus hijos son olvidados (fragmento). Ya es tarde para salvar algo. Será posible si todas las empresas del mundo dejan de funcionar porque sólo contaminan, si los medios de trasporte se prohíben (autos, camiones, trenes, barcos, helicópteros, aviones, naves espaciales...) porque únicamente contaminan, si al dinero se le anula porque, desmedidamente, es el motivo principal de la contaminación (como sinónimo de poder: reservas de oro, plata, petróleo, diamantes, gas, armas, conocimiento que extermina...) O si se quiere, para olvidar todo lo anterior y se puede, desaparecer a la mitad de la población mundial sin que se lesione más al Medio Ambiente. Para entender, aplaudir y Poe-mar a Manuel Carneiro de Sousa Bandeira Filho en la cabal Poética:

Estoy harto del lirismo comedido
Del lirismo que se porta bien
Del lirismo funcionario público con libro de asistencia
expediente protocolo y manifestaciones
         de aprecio al sr. director
Estoy harto del lirismo que se detiene y va a averiguar
en el diccionario el sello vernáculo
         de un vocablo

Abajo los puristas

Todas las palabras sobre todos los barbarismos universales
Todas las construcciones sobre todo la sintaxis de excepción
Todos los ritmos sobre todo los innumerables

Estoy harto del lirismo enamorador
Político
Raquítico
Sifilítico
De todo lirismo que capitula a lo que quiera que sea
fuera de sí mismo

Y por fin no es lirismo
Será contabilidad tabla de cosenos
secretario del amante ejemplar con cien modelos de cartas
         y las diferentes maneras de agradar a las mujeres, etc.

Antes quiero el lirismo de los locos
El lirismo de los ebrios
El lirismo agudo y difícil de los ebrios
El lirismo de los clowns de Shakespeare

-No quiero saber más del lirismo que no es liberación.

Entonces, ¿cómo quedamos? Es mejor matar y morir, cantar y morir o cantar y matar (seducir y morir y seguir seduciendo con el arte que lo usa todo y lo entrega todo). Los poetas, antipoetas muertos, agonizantes, románticos preguntaremos: ¿Se podrá seducir en el espacio; en la nave espacial? Con tanto frío, o será el motivo, la fuerza que invite a juntarse y amarse como los salvajes, hombres, brutos y libres que gozan en nombre de, terapia de, Vallejo, en donde quieren y donde pueden (Yo pienso en tu sexo, así más o menos que tú en el mío, mujer, sólo en pervertir, penetrar tu sexo). Es cierto que el que más responsabilidad tiene, paga un precio (gana más, en la mayoría de los casos, claro), tiene también menos placer o tiempo de amar. ¿Quién puede amar con la cabeza a punto de reventar? Pero el vago, el ocioso, el rebelde en la Sociedad (Suciedad), el que no conoce y no entiende a la vida despreciada haciendo artefactos, y dinero, que te quitan las ganas y tiempo de amar. No es contradicción que 'los desarrollados' se estén casando con 'los subdesarrollados' (los que están olvidando amar con los que aman por, el hecho de, sentir que están amando). No es admiración sino intensión de seguir viviendo. Qué cochinada es esa de que hay que ser un buen ciudadano y mantener las buenas costumbres (como trabajar, estudiar, inventar, destruir, robar, asesinar por estar bajo tanta presión...) cuando es tan genial amar, a toda hora amar, y si es necesario hasta morir. Por lo único que vale la pena, por lo único que puede sobrevivir a carnes y a huesos, a tiempo y a espacio, a conocimiento y a sed. Así en vida, ya qué importa en un soneto, de Francisco de Quevedo y Villegas en Amor constante más allá de la muerte:

Cerrar podrá mis ojos la postrera
sombra, que me llevare el blanco día;
y podrá desatar esta alma mía
hora a su afán ansioso lisonjera;

mas no de esotra parte en la ribera
dejará la memoria en donde ardía;
nadar sabe mi llama la agua fría,
y perder el respeto a ley severa;

alma a quien todo un Dios prisión ha sido,
venas que humor a tanto fuego han dado,
medulas que han gloriosamente ardido,

su cuerpo dejarán, no su cuidado;
serán ceniza, mas tendrá sentido;
polvo serán, mas polvo enamorado.

Ya es la hora natural, salvaje y pura, cuando los hombres de los países subdesarrollados liberan de su lúgubre prisión a los hombres de los países desarrollados. Y es que si nos vemos bien, a lo Rubén Darío o a lo Oliverio Girondo, sabremos que mientras los primeros son madera y fuego, los segundos son metal y hielo. Símil de Nudo Gordiano, Enclave Cosmopolita del Paseo de Las Naciones, o esculturas de Álvaro Roca Rey. Arte, igual, placer. Platter.

 

© Salomón Valderrama Cruz
Imprimir todos los textos

Volver al Listado de Autores

Kronhela Ediciones Argentina - Ciudad Autónoma de Buenos Aires
ARGENTINA