Mondo Kronhela Literatura - República Argentina


Volver al Listado de autores
Sueños de vuelo
Inspirado en Andrés Quiroga, jugador de JJ Urquiza

Desde lo más profundo del club Beltrán, donde las leyendas dicen que la pelota es el divino tesoro del jugador de fútbol, salió a la luz un niño hipnotizado por un OVRNI (objeto valioso y redondo, no identificado). Montado en su caballo imaginario, apareció en escena por las calles de Villa Bosh, ese muchacho que cuando lo necesitaban, se vestía de azul y blanco para dejar tirado a todo aquel que no llevaba esos colores. Sus gambetas como puñaladas, sus remates como bombas de tiempo capaces de destruir el temperamento rival en un efímero instante, maniobras vertiginosas vistas sólo por los defensores, toques rápidos y directos al abismo de la inspiración, cabezazos certeros a la ilusión de las personas que lo querían ver triunfar.

Claro, todo eso había que verlo, localizarlo ante la competencia, callarlo para que la magia no sea descubierta. Durante años fue rechazado por empresas de jugadores como EL VIEJO SOL S.A. o PLANETA FANTASIA PRODUCCIONES. Él necesitaba conocer que los elogios, la adoración desmedida, la palabra vacía, no estaban a la altura de sus sueños. Finalmente, en su constante y eterna búsqueda por ser un héroe futbolístico, se sumó a la prestigiosa empresa PLANETA FANTASIA PRODUCCIONES (fundada en LOS NOGALES City), que luego fundiría junto al Mago Dalia, el Tornado Castello y otros fracasos del deporte. Luego conoció el paraíso de los amagues, entendió que los goles son un puñado de improvisaciones permanentes, aprendió a divertirse con una responsabilidad, entendió que el fútbol no es jugar a la pelota y que jugar a la pelota está adentro del fútbol.

Líder cuando se lo necesita, personaje secundario para ocultar el orgullo soberbio de todo poderoso, despertó el interés de JEI JEI URQUIZA (más conocido como JJ). Así, su traje cambió el color blanco por el celeste. Quizá, una premonición de alguien que quiere tocar el cielo con sus pies. Con esfuerzo y dedicación, consiguió que su nombre no sea uno más dentro de la infinidad de jugadores que dan vueltas en su propio destino. Tentado por intermediarios de ALMAGRO, entendió que su futuro dependía de su personalidad y no del valor de un club. Sí, le queda mucho camino por recorrer. El vuelo hacia su gloria personal recién empieza. Tal vez su sueño final esté demasiado lejos. Pero las metas cumplidas son un alivio para su ansiedad. Porque él sabe lo que quiere…

Volver al Listado de autores
No

No me compres, si no posees con que pagarme.
No me describas, si tu visión no llega a mi corazón.
No me toques, si no te quedarás conmigo.
No me escuches, si no crees en lo que pienso.
No me acaricies, si tus manos tocaron miles de hombres sin precio.
No me elijas, ya que yo no soy una opción para tus emociones.
No me busques si al encontrarme cambiarás tu personalidad.
No me destruyas, mis sueños e ilusiones serán una defensa impenetrable.
No me mientas, mis reacciones serán el contraataque perfecto.
No me descuides, mi lamentable soledad ya se ha acostumbrado.
No me ataques, tus golpes quedarán en el olvido y estas palabras jamás llegarán a tus manos.

Volver al Listado de autores
Flor de papel

Quería encontrarse cuando la encontré,
buscaba sostenerse para no caer,
cazaba incertidumbres para no aburrirse,
mientras ella esperaba… no sabía irse.

La espera se hizo eterna y ella preguntaba:
Dónde estaba el destino que no la escuchaba.
Sus sueños se instalaban en caminos ciegos,
podés creer de nuevo, la vida es un juego.

Flor de papel, que se puede romper,
por no intentar escribir su historia.
Flor de papel, no te dejes vencer,
no te enredes con espinas rotas.

Flor de papel, ahora vas a entender,
que en tu jardín ya crecerán las rosas.

Pensaba que su suerte se iba diluyendo,
nadó entre ilusiones, se ahogó en sus miedos.
Era una margarita y se preguntaba,
me quiere o no me quiere, nadie contestaba.

Miró hacia adelante, olvidó reproches,
ya es protagonista de sus propias noches,
pintó una media vuelta y cuenta otros cuentos,
quería encontrarse, se perdió en desiertos.

Flor de papel, que se puede romper,
por no intentar escribir su historia.
Flor de papel, no te dejes vencer,
no te enredes con espinas rotas.

Flor de papel, ahora vas a entender,
que en tu jardín ya crecerán las rosas.

Y despliega su inocencia, se derrite en su paciencia,
esperando atreverse a volar…

Flor de papel, que se puede romper,
por no intentar escribir su historia.
Flor de papel, no te dejes vencer,
no te enredes con espinas rotas.

Flor de papel, ahora vas a entender,
que en tu jardín ya crecerán las rosas.

© Diego Saiz