Mondo Kronhela Literatura - Literatura On Line



Sólo un momento

Solo un momento necesito, sólo un momento
para admirar el paisaje en que te veo
para ocupar el espacio en que no quepo,
para cambiar la vida en que me encuentro.

Solo un momento necesito, sólo un momento,
para darle valor a lo que pierdo,
para acercarme a lo que más me alejo,
para nacer en el instante en que yo muero.

Solo un momento necesito, sólo un momento,
para contar nuestras historias en un cuento,
para resurgir de las cenizas del fuego,
para salir ganador en este juego.

Solo un momento necesito, sólo un momento,
para beberme todo el sabor de tus besos,
para tallar las mil curvas de tu cuerpo,
para vivir diez minutos en tu lecho.

Solo un momento necesito, sólo un momento,
para borrar tus pésimos recuerdos,
para vendar las heridas del desprecio,
para cubrir las huellas del pisoteo.

Solo un momento necesito, sólo un momento
para limpiar tus mejillas del miedo,
y ascenderías desde el piso hasta el cielo,
sólo un momento necesito... y muero.

Solo un momento necesito, sólo un momento,
para decirte con mis manos lo que siento,
y que en un instante se detenga el tiempo,
y en ese momento que pare el universo.

Solo un momento preciso; y no lo encuentro.


Increíblemente bella

Ella es increíblemente bella
qué inmensamente feliz me hace tenerla
te la voy a describir porque es perfecta
lee atentamente si quieres conocerla.

Ella se inspira con la primavera
en mí ha dejado gruesas huellas,
no aguanto mucho tiempo su ausencia
y conozco su más profunda esencia.

Ella rompió de mi mente las cadenas
y al mismo tiempo la tengo presa.
Sus grilletes mis manos encadenan.
Hace mucho estoy confinado a su celda.

Cuando mis sueños despegan de la tierra
mi mente todo el día en ella piensa,
estoy sentado a su lado en la mesa.
y de noche conmigo se acuesta.

Su inocencia es la de una doncella,
su enseñanza es la mejor maestra.
Ella es armoniosa, de sabias letras,
empieza suavecita, termina con fuerza.

Ella es valiente como una guerrera
puede expresar alegrías y penas
y su música es la de una sirena
ella es sublime como las estrellas.

Cuando estoy muy nervioso me serena
imprescindible en mi vida su presencia
¿cómo haré si no puedo tenerla?
Si es como la sangre que corre por mis venas.

Ella estará aquí cuando yo deje la tierra
y hasta mi cuerpo quizás desaparezca
pero mi corazón quedará con ella,
y cuidará de mis hijos como herencia.

Ella es increíblemente bella
ya te habrás dado cuenta quién es ella,
no haría falta decirte, amigo poeta
que LA POESÍA es increíblemente bella.


El desprecio

Nunca creí que el amor no era eterno
yo pensaba que nunca acabaría.
Hoy la noche se me ha tornado en infierno
y un ordenador separó nuestras vidas.

Nunca imaginé que tus desprecios serían
el mayor enemigo de nuestro matrimonio.
Nunca pensé que así te convertirías
de ser un ángel a un cruel demonio.

Nunca supuse que volando irías
detrás de hombres que te dicen cosas lindas.
Yo soy real, ellos son mentiras,
solo palabras que aumentan tu autoestima.

Nunca sospeché que tus perpetuos desprecios
me obligarían a este juego perverso,
en el que nadie gana, los dos perdemos,
en el que se derrumba nuestro universo.

Hasta que alguien aparezca en mi camino
alguien que me ame y por completo me aprecie,
alguien con quien compartir todo mi cariño
alguien que me dé su tiempo y no me desprecie.

 

© Rubén Sada
Imprimir todos los textos

Kronhela Ediciones Argentina - Ciudad Autónoma de Buenos Aires
ARGENTINA