Mondo Kronhela Literatura - República Argentina


Volver al Listado de autores
De la maternidad
(a Luz Milagros Soto)

Tu vientre se fermenta para el fruto.
Tus ovarios estallan como estrellas.
La Luz de tu interior prepara el parto.
Tu matriz en la Vida se revela.

Tus dos pechos se crecen al poema.
Bifurcada  tu sangre se divide.
Germinan en tu ser otras raíces.
Dispones de la música a servirte.

Una eclosión de auroras te persigue.
Devuelves otro ciclo a tu presencia.
Con la expansión de tu cintura  esperas...

Un futuro con huellas  llevas dentro
que en tiempo de creación  claro lo gestas.
Eres hoy  una doble fuerza  alerta.

Volver al Listado de autores
Fundación
(a Noemí Irizarry)

En ti fundieron óvulo y ovario
logrando germinar fuente de vida.
En tu interior hallaron la medida
de su carnal encuentro planetario.

Ese estallar del verbo  ese incendiario
latir  que por tu vientre vivo anida
te coloca en la ruta decidida
de poder alumbrar lo ya embrionario.

El hilo de tu sangre se ha internado;
por nueve meses corre hacia tus centros;
alimentando está por tus adentros

la criatura que ya se ha revelado.
Se acopla todo en ti  por que le has dado
el más fundamental de los encuentros.

Volver al Listado de autores
Nueve meses

Al ir maternizando tu estatura
el tiempo sabe su labor humana.
Prepara el nacimiento que mañana
prolongará la vida ya segura.

Construye el elemento  que en ternura
desbordará tu amor  la más ufana
preparación para cantar tu nana.
Sabe en meses lograr su tierna hechura.

Con paciencia ligada al alimento
se va formando definido el ser.
Segundo tras segundo es su crecer.

Continua formación fuera del viento
que salida de ti tendrá el aliento
de tu redondo pecho de mujer.

Volver al Listado de autores
Cintura
(a Brunie Leis)

Se va ensanchando lenta tu figura,
tomando el cielo de la forma  avanza.
El traje crece en ti. El hilo alcanza
con su algodón  rodearte la cintura.

Comenzando a soñarte la criatura
es un crecer durmiendo  luces lanza.
Clara expansión terriblemente mansa
la que presenta al aire su ternura.

Necesaria la luz de esa crecida
evidencia una superior belleza.
Ensanchadas tus faldas  tienen esa

volada extensión ya decidida.
Por el cerrado vuelo que ahora empieza
canto la gestación en ti nacida...

Volver al Listado de autores
Pies
(a Brenda Murcia)

Lista para la luz la vida alcanzas.
Firmes tus pies en tierra se acomodan.
Hinchados van  mas poco te incomodan
porque se hinchan también tus esperanzas.

Aunque lento es el ritmo con que danzas,
tu caminar y movimiento podan
las velocidades   y así  enmodan
el necesario juego en que descansas.

Ese tardo moverte que desplazas
ahora responde al cuidado ordinario.
Ese hincharse tus pies  son el horario

cumplido en ley natural donde pasas.
Revela, hembra, que a tu vientre enlazas
un niño en alegrías necesario.

Volver al Listado de autores
Piel
(a Inés Mercado)

En nueva suavidad tu piel se estira
cediéndole a la sangre sus labores.
Al claro cielo faltan resplandores
cuando a tu piel actual el alma mira.

La suavidad del talco se retira.
Por imitar tu cuerpo rabian flores.
Se despluman furiosos ruiseñores;
al no lograr tu tez   cantan de ira.

Se pasean los aires rodeándote...
En los bosques  las lluvias esperándote
por copiar tu tersura desesperan.

Ni la espuma ni el nácar  ya quisieran
la rudeza que tienen comparándote
porque tus superficies primaveran...

Volver al Listado de autores
Pecho
(a Carmen Ledesma)

Se llenará tu pecho en leche tibia.
Tu sistema lactivo se prepara
limpiando tuberías  porque ampara
la salud del naciente que te entibia.

Tierna alimentación  será tan nívea
como almendra guardada que separa
su cáscara y corteza  qur cantara
la pureza del grano  que hambre alivia.

Mientras crece de ti  se van formando
en tu pecho cojines de algodones.
Remedarán inmensos biberones

que a su reclamo iránse desbordando.
Se van tus pechos ya purificando
para dar cumplimiento a sus funciones.

Volver al Listado de autores
Condición
(a Ada Arias)

Definido tu estado se generan
inmediatos esfuerzos naturales.
Comienzan construcciones musicales
a sonar por tu ser, dulce lo alteran.

Revelado ese humor, porque no esperan
expuestas condiciones maternales
a expresar su presencia:  Sobresales!
Internas resonancias te superan.

Toda en ti se acomoda la alegría.
Una belleza poco complicada
te besa con dulzura en la alborada,

en la noche, en la tarde, al mediodía.
Presentas  generando esa armonía
la plena condición iluminada!

Volver al Listado de autores
Tránsito
(a Dalia Rodríguez)

Transita la criatura los canales
que dilatados se han en su presencia.
Espera allí  paciente  la nacencia
que lo traerá a una vida de pañales.

Será una rosa nueva en los rosales.
El guardado que se halla en tu sustancia
protejido por ti  tendrá fragancia,
serán tus besos  mantos maternales.

Se mueve en el espacio de tu vientre
como en cosmos azul  el protegido;
va de viaje por ti  hasta que encuentre

la salida que en meses sumergido
ha buscado  sin prisa  hasta que al frente
tropiece con la luz de ser parido.

Volver al Listado de autores
Ilusión
(a Virgie Marrero)

Bordando una cotita balanceas
en un sillón de paja  la esperada
ocasión de parir  la entusiasmada
luz que en tus madrugadas alboreas.

El cuartito y la cuna los planeas
teniendo en cuenta la pequeña almohada,
la sábana, la colcha no estrenada,
el coche que al futuro ya paseas...

Un gavetero nuevo  bien pintado
lleno de paños blancos  de botines...
Esa ilusión cumples  cuando te inclines

a besar el bebé  que emocionado
moverá su airecito delicado
para que sus respuestas adivines.

Volver al Listado de autores
Para conocer a un niño

MADRE
Sentado en tu interior  ignora el hijo
que altera tus tranquilas emociones.
Necesita cambiar sus posiciones
simplificarte el parto  estarse fijo.

NIÑO
Que tu postura actual se invierta elijo
pedirte con el canto y selecciones
otro estarte dormido en los salones
de su matriz cambiarte ya te exijo.

MADRE
Que libere tu duda de cuchillo
volteándose despacio y se acomode
para saltar al aire en suave anillo.

NIÑO
No dejes que tu madre se incomode
pensando en los trastornos que sencillo
podrás hacerle el parto que la jode.

© Vicente Rodríguez