Mondo Kronhela Literatura - República Argentina


Volver
Cruzar la calle

La lluvia no cede. El semáforo da la señal. El hombre se detiene justo en la esquina, al límite del cordón. Una mano, sostiene el paraguas, la otra, el cigarro. Da una pitada y lanza una gigantesca bocanada de humo. Se acomoda el sobretodo y gira la cabeza para cruzar la calle. Da el primer paso sobre los adoquines y se detiene; ve venir un coche: adelante, el chofer con bigotes, atrás, una mujercita se acomoda el prendedor del vestido. El hombre cede el paso. A continuación, da el segundo paso sobre los adoquines y cuando va por el tercero, vacila y se detiene. Pasa otro coche haciendo señas de luces. Pega otra pitada.

El semáforo titila en falso, parece roto. El hombre retrocede y sube a la vereda para mantenerse seguro y tranquilo. En frente, una mujer atiende una librería y dirige una mirada al hombre de la galera; éste la ve y se incomoda. Quiere cruzar más rápido, pero vacila nuevamente y se detiene, retrocede y sube a la vereda. El hombre puede cruzar la calle; sabe que a lo sumo, los coches sabrán frenar o harán tintinear la bocina, pero prefiere esperar y fumar. El hombre se distrae con su pensamiento y ve que un joven cruza; lamenta no haberlo hecho con él. La lluvia aumenta y se oscurece el día. No se sabe que hora es. Hay muchos coches -parece que ha habido un festival- y, por tanto, mucho tránsito. Un titilar en falso del semáforo y el hombre se ve perdido.

© Ramiro Omar Acce

Contactar a un autor participante de Mondo Kronhela Literatura

Volver al Listado de Autores