Mondo Kronhela Literatura - Literatura On Line



¡Argentina, bien gracias!

Cuando murió Pinochet, los militares chilenos le rindieron los honores correspondiente a su rango, muchos chilenos salieron a la calle a manifestar su tristeza por su muerte. La presidente Bachelet se mantuvo al margen.

 

Los venezolanos, frente a la decisión de Chávez de reformar la Constitución y así perpetuarse en el poder, salieron a la calle a demostrar su disconformidad.

La electa presidente Argentina, senadora por Buenos Aires fue a votar a Río Gallego donde tiene su residencia sin ser cuestionada por dicha irregularidad.

El Congreso de La Nación, en un acto viciado de nulidad no le permitieron asumir al ex--Comisario Patti  elegido por cerca de 600 mil votantes, desconociendo el derecho universal del voto ciudadano.

Militares, policías, sacerdotes, perseguidos y presos por haber actuado en los años de la subversión guerrillera que asoló Argentina, por crímenes de lesa humanidad.

En la mayoría de los casos por supuestos dichos de otros, y en otros sin causa que justifiquen su detención. Sin embargo no se juzga a la guerrilla que actuó en gobiernos Constitucionales, torturando, asesinando, produciendo secuestros extorsivos y atacando cuarteles y batallones, colocando bombas masacrando a quienes se encontraban en el lugar. ¡Todo! Porque los grupos armados fueron civiles, de estos hechos se desprende el aberrante motivo de que la delincuencia asesina siembre el terror y la inseguridad en Buenos Aires y otros centro poblados de Argentina.

¡¡¡La ovejas se mantienen en el corral y las gallinas dejaron de poner huevos al declararse en huelga!!!!

© Bilma Edie
Imprimir todos los textos

Kronhela Ediciones Argentina - Ciudad Autónoma de Buenos Aires
ARGENTINA