Sección Escritos de Opinión e Investigación

Mondo Kronhela Literatura - República Argentina


Pequeña historia de
fantasmas y monedas...


Por Nicolás P. Gasparotto

 

 

 

 

 

El 24 de marzo de 1976, María Estela Martínez de Perón fue derrocada por Jorge Videla, Emilio Massera y Orlando Agosti. Daba comienzo una etapa de violencia social y económica, una era de 30 mil desaparecidos en una guerra de espectros.

El nuevo régimen militar quebró el aparato económico, mediante una apertura a capitales especulativos, eliminando regulaciones.
La política del ministro de Economía, José Martínez de Hoz, desmembró los sectores de producción provocando recesión y desindustrialización. Este período, sumado al de Roberto Viola, Leopoldo Galtieri y Reynaldo Bignone, produjo un crecimiento de la deuda externa. De los 5000 millones de dólares, que debía el gobierno de Martínez de Perón, se pasó a 46000 millones, al final de la dictadura.

Con la asunción de Raúl Alfonsín, el 10 de diciembre de 1983, retornó la democracia. El gobierno debió enfrentar el dilema de cómo pagar la deuda, estatizada por el Banco Central en el periodo de facto. Los sucesivos ministros de Economía radicales descartaron la renegociación de la deuda.
La decisión de pagarla completamente dio origen a los planes "Austral" y "Primavera". Se creó una nueva moneda y se aplicó una desindexación a los precios del sector público y privado. Ambos planes fracasaron, porque no tuvieron apoyo financiero internacional.

En 1985 se juzgó y condenó a los jefes de la última Junta Militar. En 1986, entró en vigencia la "Ley de Punto Final" y en 1987, la "Ley de Obediencia Debida".

 

El 24 de marzo de 1986, una multitud condenó, en Plaza de Mayo, los primeros diez años del Golpe. El país entró en un período de hiperinflación; esto provocó el adelantamiento del llamado a elecciones presidenciales.

El 8 de julio de 1989, el doctor Carlos Saúl Menem ganó los comicios.
La deuda externa se elevaba a 63000 millones de dólares. Se le prohibió al Banco Central emitir sin cobertura y se instauró la convertibilidad.

El modelo económico se volvió dependiente de las decisiones externas, en especial del FMI y EE.UU. El Estado se reestructuró privatizando rutas, aeropuertos, empresas publicas, riquezas. En 1990 el presidente Menem indultó a los autores de la represión ilegal.

Un coordinador, en la marcha en repudio a los 22 años del golpe del ‘76 grita: "¡Falta gente, debería haber venido más gente!". Las leyes de "Obediencia Debida" y "Punto Final" están en proyecto de derogación. Los desaparecidos siguen perdidos y los cazafantasmas libres. La desocupación es altísima y se le deben al FMI 125.000 millones de dólares. La gente no es la misma, la historia (económica) sí.

© Nicolás Gasparotto
Imprimir todos los textos

Comentario del lector: Lic. Claudio A. Sadovnik

Al Sr. Nicolás Pablo Gasparotto:
Acerca de "Pequeña historia de fantasmas y monedas..."

El 24 de marzo de 1976 la Junta de Comandantes tomó el poder por la fuerza instaurando un régimen de terror subordinado a intereses económicos nacionales e internacionales. María E. M. de Perón (alias Isabelita) era una pobre marioneta de un régimen también de terror también subordinado a intereses económicos.

El período 1973-1976 fue el paso que marcó la decadencia y el tobogán en el cual los habitantes terminamos de perder el rumbo en manos de aventureros.

         1976: Balbín le dice a Isabel que la dirigencia política no tiene soluciones.

         1976: Videla + Massera + Agosti + Martínez de Hoz =
         =  Alfonsín + Menem + De la Rúa + Cavallo.

No hay diferencias. Los primeros usaron las armas, los segundos la miseria. Los primeros y los segundos sustentados por los capitalistas que los primeros les garantizaban a los intereses norteamericanos y los segundos subordinados más eficazmente que los militares pues tenían visos de legitimidad que les daban las “elecciones”.

 

El 10 de diciembre de 1983 NO retornó la Democracia. Tuvimos la gran oportunidad de iniciar el largo camino de transición hacia la Democracia, pero como de costumbre, la dirigencia política erró el camino: les gusta demasiado el Poder y se olvidan de la Gente. La Democracia es un sistema de derechos: todos los ciudadanos deberán tener igualdad "para acceder" a los derechos. El Estado deberá asegurar que sea un sistema con equidad.

 

Sr. Gasparotto, mi intención no es polemizar, sólo marcar los dos puntos que creo que no se toman en cuenta generalmente cuando se trata el tema.

Lo felicito por la página de Mondo Kronhela Literatura. He leído textos de autores desconocidos que realmente me maravillaron y emocionaron.

Saludo a Ud. cordialmente.

Lic. Claudio A. Sadovnik

 

Comentario del Director: LClaudio, muchas gracias por participar con su pensamiento.

Es una lástima que vivamos en un país (Argentina) que siempre se queda en el camino de ser. A veces dá la impresión de que nos quedamos a medio camino del todo, tiene razón con su comentario.

 

Lo esperamos como colaborador.
Un saludo cordial


Nicolás Gasparotto
Director

Kronhela Ediciones Argentina - Ciudad Autónoma de Buenos Aires
ARGENTINA