Mondo Kronhela Literatura - República Argentina


Volver al Listado de autores
El hielo en la nuca

Ha sonado en alguna parte de la casa. Se tiene esa sensación de escándalo sordo al revelarse como un veredicto que tarde o temprano llegaría acerca del miedo; pero justo esta noche el ruido metálico, se siente una especie de música oscura detrás de donde deberían estar las paredes del cuarto, para entonces ya habrán pasado dos largos minutos desde que se abrieron los ojos, o por lo menos desde que se pudo hacer a un lado la primer cortina negra del sueño ante el impulso frío del ruido en medio de la noche.
Cuando todavía es necesario forzar hasta la desesperación los ojos para vencer la oscuridad y empezar a percibir, tan lentamente como quien aprende un idioma extraño, dimensiones más o menos comprensibles en la noche y todo mucho más allá de llantos frenéticos y huecos de perros lejanos. Se agudizan los sentidos no bloqueados, ya se ha desistido del empleo de la vista y eso es casi un juego. Uno ha creído ponerse de pie o lo más parecido a ese movimiento cuando vuelve a sonar, esta vez mucho más cerca, aunque la distancia permanece inasible y se vuelve al hielo en la nuca o lo que se pensaba que era el temor y antes se hubiera caído en la antigua estupidez del juego tan de campamentos, tan ingenioso e ingenuo a la vez. Temor – tumor – timar – tomartuamor; y así seguir el juego hasta los bordes de la idiotez, pero esta vez hasta se cree, se alcanza a tener apenas atisbos de eso que debe ser la fe; cuando uno lo piensa casi con ternura, dulcemente. En la más completa oscuridad uno se siente aliviado. Dos manos se tensan : comienzan a apretar el cuello de uno.

© Fernando Oviedo