Mondo Kronhela Literatura - República Argentina


  Volver al Listado de autores
Epígrafe

En círculos de habladurías,
todos los oídos son mudos,
todas las bocas sordas,
y todo músculo arteria.

Quebrar, aniquilar, pulverizar...

Añicos de espejos
vacíos reflejos corporales,
monosílabos vuelan de sus labios
como cuervos hacia la carroña.

Separar, cortar, romper...

Cruel la duda punza el lecho del absurdo,
quién puntual sonríe mentiras,
obtendrá el sacro entierro de su verbo.

Volver al Listado de autores
Día fragma

Abre y cierra…

El día pasa mientras…

El sol disfraza al recuerdo.

Sensible a la oscuridad,
el rayo veló fotogramas,
inconsciente exposición,
a la incandescente luz, tu luz

Tiempo, revelador,
resigno texturas y gamas,
torno grises e interiores,
las primeras imágenes.

Contactos escondidos,
intangibles en sueños,
lejanos y etéreos,
como colores esfumados.

Volver al Listado de autores
En base

El letargo…
pequeño traje de superman,
huele senil, tan mal.
Gira en torno, en base,
el envase diario, rutinario.

Trasciende el punzón, al corazón,
el lamento de vaginas asesinas,
¿dónde se escondió tu hijo hoy?

La cortes cordura,
recorte de postal repetitiva,
sal sobre negativos,
que no llegaron a fotografías.

Volver al Listado de autores
Comunicado

La boca seca de callar,
los ojos rojos de mirar,
palabras en el cristal.

Desde la torre de signos,
caen cartas en botellas,
que el suelo suele acuñar.

El mensaje llega,
puedo leerlo, bien…
a pesar de tu ausencia.

Pero el pulgar opacó,
el timbre de tu voz…
mis oídos, tristes bostezan.

Tengo tanto para decir,
pero si estás ahí,
tan lejos de acá…
mi carta nunca llega.

Volver al Listado de autores
Edificios

Aunque el nudo ahorque al cuello,
y a la nuez que regaló Eva,
la crueldad será exigua,
para construir allí, afuera.

El pensamiento en cuartos,
rehén de ignotas paredes,
paseará por los jardines,
y beberá el flujo de la mente.

El disparador nacerá oculto,
en el instante que perece,
se moverá, pero sin moverse,
se sumergirá en la misma fuente.

La corona de espinas,
yuxtapuesta en las sienes,
provocará dolor suficiente,
para abrir la percepción nula.

Volver al Listado de autores
Algodón

Libre, paseo por la nada…
Me río porque tengo algo,
tengo algo de nada…
tengo, nada de nada.

Me abuso de los sentidos,
oigo, toco, degusto, huelo y veo,
y me siento nada… nada de nada.

Me ofusco por algo,
detrás de los huesos,
y afuera quieta la nada,
dentro… nada de nada.

Me asfixio, me afeito,
me acuesto en madera sellada…
y nada, aquí no pasó nada.

Volver al Listado de autores
Au revoir

Voy a retirarme en mi mejor momento,
antes de que la gravedad me entierre,
oxidado, viejo.

Voy a irme por la puerta grande,
antes de que el humo se acabe,
sin forma y efecto, arte.

Voy a guardarme joven, esbelto,
antes de lucir arrugado y mojado,
como un libro sumergido, añejo.

Voy a recluirme espontáneo,
antes de que las palabras adquieran sentido,
antes de convertirme en sujeto,
y por qué no, predicado.

Voy a dormir plácido, sereno,
antes de que los sueños se vuelvan reales,
antes que alguien compruebe lo opuesto.

© Nicolás Arévalo