Mondo Kronhela Literatura - República Argentina


Volver al Listado de autores
Lluvia de estrellas

Mira allá afuera de tu ventana,
esta noche llueven blancas estrellas.
El virginal viento conoce su cuna
y perennes son en el éter las centellas.

Extiende tu mano al celoso vacío,
que no te detenga la imaginaria bruma.
Sobre tu piel hallarás una celestial gema,
como tú, será bella, inocente y pura.

Dulce cristal, brillo de hechizante luna,
repliega tus alas, toma tu alma,
bebe de la naciente laguna,
su sabor es dulce cual manzana.

Y en tu corazón nacerán los recuerdos
y tu sombra postrada en blancas flores
y dos heridos océanos, el firmamento
no le pertenece ya solo a la noche.

Y tus musas guardarán un simbólico silencio
al sangriento horizonte, morada del sol.
En tu corazón, tu bosque, llueven estrellas,
se estremecen los pinos escuchando tu voz.

Hablarás en sollozos con fugaces destellos.
El crepúsculo tienta al alba lánguida
a bañar su cielo en la danzante borrasca,
llanto del sol, llueven mis lágrimas.

Volver al Listado de autores
Silencio

Ayer
el manantial era cristalino
y puro,
parecía cubierto por mágicos vidrios,
pedazos de luna.
Oh, el olvido,
la cruz que castiga mis labios
a un lado del camino.

Oh, el frío
que lastima mis mejillas
y el lugar prohibido
entre las manzanas mordidas.
Oh, mis temerosos ojos
exploran tus manos perdidas
y las fronteras de un paraíso
que sin mi son ruinas.

Hoy
ni en el mar, ni en el cielo
hay horizontes,
los silencios no fueron sinceros.
El efímero otoño deshojó las heridas
mas no los hirientes recuerdos.
Mañana habrá un nuevo ayer,
otro manantial, el mismo silencio.

© Fernando Miño