Mondo Kronhela Literatura - República Argentina


Volver al Listado de autores
La genética del ketchup

El escenario esta dividido en dos, la parte mas grande es un supermercado y la otra el interior de una nave estelar.
Dos extraterrestres entran, por la noche en el supermercado cerrado, caminan entre las estanterías y los refrigeradores repletos; mientras comentan...

Es inútil Accesorio, no es esto lo que pensábamos encontrar en este lugar-
¿Te parece Componente que no están todas las cosas que necesitamos?

Yo opino que sí! Tengo claro que los que habitaron alguna vez este planetoide; plagado ahora de seres inferiores, tuvieron sin duda, rasgos culturales y fisonómicos mucho mas avanzados que los nuestros.

Tienes razón Accesorio, nunca vi en ningún planeta tanta reserva genética guardada con tal cuidado.

Parecería que los seres importantes se hubiesen marchado y por eso dejaron en la entrada a esos torpes celadores. Creo que si tomamos muestras de cada una de las reservas guardadas acá con nuestra primitiva ciencia, podremos clonar los antiguos habitantes del lugar y seguramente progresar de una vez por todas como seres pensantes y...porque no decirlo; estar un poco mas cerca del Procesador Todopoderoso.

Sí, Componente!, esta es nuestra gran oportunidad, hagámoslo pronto que la vieja estrella amarilla esta asomando y debemos partir.   

Juntan frascos y latas de todas las formas y se trasladan a la otra mitad del escenario que representa el interior de la nave.

No se con cual comenzar, Componente, son muchas las muestras que hemos recogido y todas parecen importantes.

Comienza con este, Accesorio, que tiene el color del líquido que derramaban los indeseables merodeadores de este tesoro de  la ciencia.

----------------------------------------------------------------------

Volcó un poco del contenido del envase plástico debajo de un rayo de luz y poco después aparecen unos rojos tomates.
Mira Componente!, ASOMBROSO!
¡Tienen formas de pequeños planetas!
¡Son como la continuación de un todo!
¡El entorno planetario y ellos mismos son una sola cosa!
Así es Accesorio, cada vez me convenzo mas del atraso integrador que tiene nuestra raza.

Volver al Listado de autores
El terror del terrorismo

Los Talibanes son unos pobres tipos, solo se los ve en Afganistán, en Irak y en algún perdido rincón del mundo en el que apoyó su dedo índice el Gran Libertador.

Mientras que un miedo creciente se percibe en los aeropuertos, cerca de las embajadas “amigas”, en todo el territorio de USA, en los mac´donalds... hasta en los jalowuines.

Vamos “A Por  Ellos”, dijo Aznar y se quedo en la casa de gobierno, probándose el traje de cowboy.

Los perseguiremos y los aplastaremos dijo Bush, y mando a sus boys y a los ajenos.

Así están las cosas, mientas los jefes de casi todo, muestran fantasmas que nadie ve, nos perseguimos a nosotros mismos al tomar un avión: desde el llavero compañero de siempre, hasta las uñas largas de la irresponsable de tu mujer, que se atrevió a subir al avión con las garras puestas.

----------------------------------------------------------------------

La cola de la hamburguesería va lenta.
¿Estarán pidiendo documentos?
¿Tendrán detectores de metales?
¿Las vacas siempre son inocentes?
-¡Que son esos gritos!
-¡Los del movimiento antiglobalizacion!, me dice alguien de paso. ¿Deberé dejar la cola?
-Yo que usted me rajo. Me dice alguien, de pasada.
-¡Son todos comunistas!

Me grita una vieja de traje cuadrille y guantes blancos.

¿Qué tendrán contra los globos?. Me pregunto sin entender nada.

La fast-food baja las cortinas y me meto a presión a ultimo momento con la camisa rasgada, despeinado y asustado, apenas logro entrar en cuatro  patas por debajo de la cortina metálica.

Una mano que supongo amiga, me toma del brazo y me ayuda a pararme.

No alcanzo a dar las gracias cuando me retuerce el brazo gritando en un intercomunicador que como garrapata se metía en su oído.-

-¡Jefe tengo a uno de los terroristas, lo agarre justo intentando huir!

....................................................................................

-Es por eso mi comandante que me trajeron hasta acá. Usted comprenderá que no tengo nada que ver, que sin ir mas lejos, si fuera uno de esos que Usted dice, no habría entrado a comer a ese lugar!

-Veremos, veremos, me contesto el investigador, depende de los análisis fecales y de las tendencias alimenticias que marquen los estudios genéticos que le vamos a hacer.

-¡Pero de que análisis de mierda; me habla si yo no tuve tiempo de comer nada!

-Lo lamento, me contesto, entonces su coartada se derrumba.

 Y aquí estoy...

Desde ese día hago buena letra, solo como hamburguesas, leo selecciones y escucho la voz de america, veremos si esta carta llega a sus manos, su eminencia y usted puede interceder ante Él.

Se despide respetuosamente.

El ultimo de la cola.

© Mario Frizzi

No siempre un autor deja su dirección de correo electrónico

Volver al Listado de Autores