Mondo Kronhela Literatura - República Argentina


Volver al Listado de autores
El rigor de la nostalgia

La primera lluvia de la primavera
bajé por el valle que sólo es Sombras
hasta el lugar donde mi Amada duerme,
donde nada perturba su sueño.
Ya seis años que la bella Alejandra
sonríe debajo de esta lápida,
sin embargo aquí la quietud impera,
un profundo silencio se extiende
todo a lo largo del camposanto
Sólo el rumor de unas avecillas
alcanzo a escuchar, y nada más.
Cómo no arreciaron los vientos!,
ni se han marchitado las flores,
cómo no tembló la tierra por la muerte
de la que los Angeles llaman Alejandra!
Aquel día aciago en que me dejó,
cuando la enfermedad triunfó por fin
sobre el cuerpo de la ahora Difunta
La llama de mi Vida se consumió
sólo pensaba en sus ojos profundos,
el cabello sobre el rostro oval.
En la larga noche esmerilada
lloré bajo la higuera de nuestro amor
Así como mueren las luces del pueblo
Así mi niña-mujer se despidió
del valle del "Siempre te amaré"
para escapar de su sufrimiento
En el primer mes del verano
me sitúo bajo un ciprés amigo
y mientras me recuesto en su sombra
dulces canciones celtas de él emanan
Oh dama solemne! Nunca temas
ni por un momento despertar!
tu sueño es guardado celoso
por los aires sombríos de la noche
Mi amor siempre duerme! Oh, dejenlá dormir!
Noche alada le otorgue segura mansión
un sepulcro dorado y solitario
mantenga su silencio trémulo
Así, sobre el Teatro de la vida
cae el negro telón para mi amada
sus rojos labios en penumbras
con sangre el gusano tiñó.

© Gastón López Dowling