Mondo Kronhela Literatura - República Argentina


Volver al Listado de autores
III

Sentir que estoy viva
Que el fuego
Que alguna vez me devoro
Continua ardiendo
Avasallando mis entrañas
Poseso de mi y mis tormentos
Dejar brotar ese placer
Tan doloroso como dulce
Sentir arder la sangre
Ver las palabras agolparse en mi mente
Brotar las imágenes de mis manos

Y sentirte ahí
Sentado, permanecer quieto
Mudo, inflexible
Observarme,
Acecharme
Tratando de palpar el sudor
De aprisionar mi dolor

Y dejarte ser
Advertir tu presencia
Acariciar tu esencia
Y perderme en ella
Ver la libertad de estar viva
El dolor de sentir de nuevo
De reencontrarne con él algo
Con esa divinidad que yo forje
Mi todo, mi dios interno
El fuego que lacera la herida
El sentido que latente pasa
Y devora mi alma
Vivir por el placer de sufrir
Por el placer de vivir.

Volver al Listado de autores
Añoranza

las letras están cansadas,
dormidas dentro de mí, no puedo crear,
la inspiración se fue de mi lado
las musas de mi infancia se desperdigaron
en alguna cama,
o en alguna caricia que no di
en algún rostro del cual no me acuerdo
o quizá en un nombre perdido en mi memoria
fueron muchos años de inquieto frenesí
saltando de cama en cama
tratando de hallar mi lugar
abriéndome espacio, entre mentiras y promesas
que nunca cumplí
sembrando compromisos
huyendo de todos y de nadie
o fue talvez la juventud caprichosa
que me ofrecía a manos llenas
que me dio todo sin pedir nada
abriéndome un mundo a destiempo
madurando una semilla
que aun no germinaba
fueron días bellos rebosantes de inspiración
los pensamientos surgían como un tropel
eran afluentes inacabable
palabras que se conjuntaban por sí mismas
historias, rostros que aun no veía
musas creadoras que danzaban a mi lado
y que yo tomaba en su vuelo
batiendo sus alas en mis oídos
dándole a mi pluma otro sentido
rimas yuxtapuestas,palabras intercaladas
hablaba con dios y del escribía sin conocerlo
pensaba en Marx, departía con baudelaire
y adolecía de todo
era una chiquilla que se comía el mundo
lo aprisionaba y lo bebía de un sorbo
era ese fútil mundo
que se abría ante mis ojos
el retoñar de una flor incipiente
el primer beso, ese amor de juventud
las calurosas tardes del puerto
y el humo de un primer cigarro
el ruido de las olas
la imaginación que se desbordaba
una ciudad, un mito,kilómetros de olvido
peregrinar vacío de sombras
camas abiertas a mi goce
personas, rostros, cuerpos
vidas tras vidas sin cumplir
truncados sueños,
vanas esperanzas de un porvenir aun incierto
proyectos de vida que nunca cumplí
deseos frustrados,amantes furtivos
la sensación de grandeza
el mundo entero
ante mí.

Volver al Listado de autores
LXXVII

Beber en la copa del olvido
Turbando el día
La ansiedad se apodera de mi vida
Me deja exhausta
Mi cerebro se agolpa
Las ideas deambulan a su paso
Quiero evitar la rima
Perderme en convulsos espasmos
De creatividad buscada
Las musas se sientan a mi lado
Obligando a mi mente a ceder
A perderse en la vorágine de ideas
De sueños expulsados del paraíso prometido
Mi cuerpo sufre
Se inspira en mil demonios
En caminos perdidos hacia la soledad
Al instante supremo del no volar
Entregarse en una orgía de sangre mutua
Escribir las fantasías
Que figuradas se entregan al incesante
Momento de la vida perdida
La necesidad camina a mi lado
Posesa de extraños caminos
Absorta de caminos nunca pisados
Almas piadosas que me arremeten
Exorcizando los juramentos de un amor malsano
Imitar las fuerzas de la naturaleza
Dejar que la pluma corra certera
Y que en su vuelo
Aniquile las mil fronteras
Universos creados de una imaginación preñada
De falsos vuelos que la acompañan
Dejar de vivir por este medio
Olvidarse que en un momento la calma cede
A esta orgía de sabores propios
Recordar tu cuerpo tendido en la inmensidad
De ese cuarto
Que cual océano se tragaba la voluntad
La droga es lenta
Va cediendo el terreno
Que otrora me acompañaba
Los juegos se hacen presentes
La realidad me agobia
Escucho los sonidos
Veo las imágenes
Y no me atrevo a alzar la vista
En esta febril agonía
De deseos supremos
No puedo parar las palabras se presentan
A mi cerebro lo hacen presa
De esta crisis
Que convulsas
Se apodera de sueños
Imágenes perdidas
Olvidadas van de la mano
Tu rostro
El propio
Se imagina en un vaivén
De sentimientos
Colapsados en la palabra
Que no puedo decir
En el nombre que se debe mentir
La crisis esta cerca me siento inmersa
En el odio de la vida
En la necesidad del vivir
El demonio camina de mi lado
He formado con el una comparsa
Disfrazada ante los ojos humanos
Soy su esclava camino de la mano
No puedo dejar de imaginarlo
Las palabras no tienen conexión alguna
Se dejan pasar solas
Son ideas que caminan de la mano
Del odio creado
De las ganas de recorrer
El infierno que tengo dentro
Porque el odio es tan grande
Las ganas de verte muerto
caminan y me destrozan
Quiero parar pero el cerebro
No cede terreno
Me da la pauta para olvidarte
Y mis ansias se convierten
en deseos contenidos
Alzo al vista
y el olor se presenta
Tus brazos se enredan
en el recuerdo de un vivir
en las ganas de huir
Tengo que detenerme pero la
Ansiedad me devora
Las ganas de acabar
Con todas las letras
de no formar mas palabras
Es inmensa
Tengo a mi lado
Al demonio
Que tirano me hostiga
La claridad irradia
Un manto de febril agonía
De la que soy presa
Tengo que acabar
Pero la vida me exige
el terminar amargo
De esta maldita existencia
Palabras soeces que no dejan
Traslucir los sentimientos
Tengo que acabar
El ruido es intenso
Las ideas se cruzan con mil palabras
Los dedos se deslizan febriles
Cuales saetas de un sueño que no camina
Los sueños momentos falsos
Ideas lejanas ahogados remansos
De un imaginado futuro
Que nunca volvió
La libertad tan añorada
El buscar un momento
De paz en este caos interno
Las letras se posan ante mis ojos
No puedo menos
Que exhalar él ultimo suspiro
La realidad inalterada

© Aura Llamas