Mondo Kronhela Literatura - República Argentina


Volver al Listado de Autores
El ida y vuelta

El ida y vuelta que provocaron tu boca y mi mirada
no se ha vuelto a repetir y eso me tiene preocupado.

Hace tiempo que mi mejilla no roza tu nariz,
eso ya es cosa del pasado.

Pero el día en que mi boca bese tu boca
no me arrepentiré ni un segundo todo el tiempo esperado,
y descubriré en ese minuto celestial lo que es de veras, estar enamorado.

Volver al Listado de Autores
El odio y el amor

Tu quieres que te odie y yo no puedo, te amo.
Yo quiero odiarte, lo intento, pero estoy enamorado.

Tu quieres quererme, pero tu corazón no te lo permite.
Tu quieres delvolverme todo lo que mi alma por ti transmite.

Sin embargo no puedes, tu no sientes nada por mí.
Y es bueno que lo sepas, luego no sentiré nada por ti.

De todos modos, cuando tu des el brazo a torcer quizá empiece a odiarte.
Tal vez para ese entonces ya no quiera ni nombrarte.
Tampoco rogar tu amor para jamás volver a amarte.

Volver al Listado de Autores
La miro...

Está dormida
y no la puedo despertar.
La miro como si fuese la última vez.
Y vuelo.
No quiero interrumpir sus sueños,
pero quiero que forme parte de los míos.

La quiero.
Sin dudas hay un angel en su rostro
que me da paz y me ilumina.

Cambia el juego.
Sonrío como un estupido al espejo
y ahí la veo.

Vuelve a despretar.
Sus ojos se abren y encandilan.
Su luz me penetra.
Y vuelo.

Volver al Listado de Autores
Muero por tu amor

No pasaba un buen momento
cuando te metiste en mi vida,
hoy confieso estoy distinto,
tu eres toda mi alegría.

Cuando duermo, cuando estudio
pienso en ti de noche y de día,
has cambiado aquí mi mundo
ya desbordas simpatía.

Al mirarte yo me pierdo
me das toda tu armonía.
Ya te adoro y no lo entiendo,
muero por tu amor, Sofía.

Volver al Listado de Autores
Otra navidad sin ti

Es navidad y no te tengo,
ni a tus ojos, ni a tus gestos, ni a tu boca
no hay encuentro.

Tu en tu casa y yo en la mía,
te recuerdo entre mis pensamientos.

Siento lo mucho que te necesito,
aunque sea por un momento,
imagino tu boca, tu sonrisa,
me ilusiono y al fin entiendo,
que si esta vez estuvieras conmigo,
ya no habría sufrimientos.

Es navidad y otra vez estoy sin tí,
y decir que estoy de festejo
es sin dudas una locura,
si no te tengo a mi lado,
para mí no es noche buena,
sino la noche de la amargura.

Los años pasan,
las reuniones se desgastan,
las cañitas ya no vuelan,
y el cielo ya no se viste de orquesta.
Las copas chocan una vez más,
y aunque nada me molesta,
tu no estás al lado mío
tan lejana, tan dispersa,
pienso en tu voz desde mi adentro,
y ésto ya no es una fiesta.

Pero cuando llegue ese encuentro,
en el que toques mi puerta y me digas lo siento,
comprenderé muchas cosas,
hasta más de las que debo,
entre ellas, haber esperado tanto este momento,
para tenerte a mi lado y poder decirte te quiero.

© Eduardo Patitucci
Imprimir todos los textos

Kronhela Ediciones Argentina - Ciudad Autónoma de Buenos Aires
ARGENTINA