Mondo Kronhela Literatura - República Argentina


Volver al Listado de autores
Don de amor

Amar, es algo, como un don del cielo,
Que se puede, dividir y compartir,
Es tan grande, que se guarda con celo,
Que en odio se podría convertir.

Ama la madre, el único amor puro,
Con ese amor, cubre, al hijo en su infancia,
Y asi forjará al patriota futuro,
Que nunca defraudará su constancia.

Ama el padre: un amor diferente,
Como roble, que erguido se levanta,
Enseñandole al hijo, sea valiente
Para su madre y la patria que canta.

Ama la esposa: Si su amor es sincéro,
No lo comparará con odio egoísta,
Ni mostrará, "su yo", traicionero,
Pues no habra amor, miestra odio exista.

Volver al Listado de autores
Constelación de las horas

Amparito, enciendes presuntuosa
mi llama del amor, que escondido,
parece, la estrella , caprichosa,
alzando al sol en su propio nido;
riendo, beso tus labios de Diosa,
ingenua caricia de un sentido,
toco suave la cintura leve ...
oigo así, el amor ¡Que siempre tuve!

Volver al Listado de autores
Dulce ilución

Amparito, enciendes presuntuosa,
la dulce ilusión de mi juventud,
divino hechizo, que en la plenitud,
dentro de mi corazón, reposa.

En el abrazo de un sentimiento,
que arrulla la dicha anticipada,
un suspiro tierno, en la escapada,
quiere eclipsar, mi albo pensamiento.

Eras mi resumen de universo
donde mi personalidad oía,
cantar a orfeo, con un solo verso.

son secretos mios ¡yo la sabía!
mucho antes que Hesiodo lo dijera.
pues se que desde antes te quería.

Volver al Listado de autores
Tú, ya eras mi destino

Mi  llama del amor, que escondido
en el pabilo de mis suspiros,
que junta a seres predestinados,
hasta que nacemos , de un latido.

Grande fué mi dicha al conocerte,
mi pecho feliz acobijaba
al cupido loco que esperaba,
flechar sagaz al sol , solo al verte.

Con dulce amor, enzarcé un rosario,
Amparito, eres tú   melodía
que con tu nombre forma un santuario.

Feliz realidad o fantasía,
solo una mujer me lo asegura,
¡antes de mirarla ... la quería!

Volver al Listado de autores
Soñando despierto

Parece la estrella caprichosa
que a paso breve -quedo- se acerca,
y con su mano, el sendero marca
puntos cardinales sigilosa.

Dije despierto que la soñaba,
ausculté su estatua, sus sentidos,
el cielo desborda sus latidos,
mientras castamente se insinuaba.

Invisible, el amor nos retrata
en la iglesia de Santa Lucía,
Testigo ciego, ella, yo profeta.

¡la besé con fé! -nada decía-
al mirar sus ojos ... supe que ella
antes de responder ...¡Me quería!

Eres una estrella

Volver al Listado de autores
Alzando al Sol, en su propio nido

El astro rey, juega, con las estrellas,
Corro, audaz tomo, cada una de ellas.
Otras, en el mar se han perdido.

Tu puber rostro inspira al soneto,
Cual cuerpo, que inspira la pasión,
Tu nombre, música de una canción,
Tu caminar, es para el río un reto.

Verte reír es como oir la isa;
La transpariencia de mediodía;
Misterio, que tu Mirada oficia.

Reloj de su corazón oía,
La pensativa joya que avisa,
Cariñosa QUE YA ME QUERIA

Volver al Listado de autores
Divina Peticion

Riendo, beso tus labios de Diosa,
con néctar a Dios pido tu mano,
linfa cristalina, en galo trono,
castidad visible, olor de rosa.

En ti la primavera nació,
se llenó de luz la noche obscura,
de doncellas la más casta y pura,
cielo y mar, al rey estremeció.

Dos en uno, la amada me arrastra,
y así nació, lo que ya existía
quien es, de filosofía, mi maestra.

Hambre de encarnación padecía,
desnudo el pensamiento, demuestra,
que con amor ciego la quería.

Volver al Listado de autores
Nuestra Ilusión

Ingenua caricia de un sentido
fruto, de  compartida ilusíon,
cielo que se baña de canción,
pues viene vestida de cupido.

Nuestro amor, llenó la seguidilla,
y cada hijo es uno de sus versos,
esencia bendita con sus besos,
penetrando la noche sombrilla.

Fiel amante, amiga, casta esposa:
tu vientre  preciosa trilogía;
sin egoísmo, sin celo, virtuosa.

Aldeanita hecha reina en un día,
cantando, me dijiste, "te quiero"
-yo no expresé nada- ¡Te quería!

Volver al Listado de autores
Yo te amo

Toco suave, la cintura leve,
me conforta presionar tu talle,
como claro río que cruza el valle,
o un chopo que de su arroyo bebe.

Te amo, por sencilla, por sencible,
amo tu sonrisa franca y errante,
amo tu constancia, tu horizonte,
tu gentil mano casta, invencible.

Te amo, porque tú nunca desmayas,
aunque sientas todo cuesta arriba,
¡porque induces fé por donde vallas!

infinito amor, que nos unía,
cubierto en cónclaves amarillas,
realidad: "Desde antes te quería"

Volver al Listado de autores
Realidad

Oigo así, el amor, ¡que siempre tuve"
cual pájaro audaz en raudo vuelo,
que osa llegar, sin alas al cielo
y siente, tu amor, en una nube.

Tu eres la linfa que apaga mi sed,
mi lira de silbos amorosos,
aroma de los campos nemorosos,
la hoja verde que vuela a su merced.

Hoy te amo más, como nunca amé,
adoro hoyuelos en tu mejilla,
hipsípila,, vistes de crepé.

La vida su amor nunca varía,
sin ostentar, vanidad humana;
"ella me quiere" ... ¡Yo la quería!.

© Rafael Merida y Cruz Lascano