Mondo Kronhela Literatura - República Argentina



Viejo mundo, nueva vida

Probablemente encuentre la historia que habre de compartirle algo desordenada e incompleta en cuanto los detalles brindados y su exposicion, puede resultarle carente de cierta coherencia segun su resolucion. Debo, ante dicho riesgo, efectuar severa advertencia inicial; en primer lugar nunca he sostenido que pudiese a traves del lenguaje verbal o escrito testimoniar el absoluto de cuanto pienso o siento, en contrario, solo un pequeño porcentaje aproximativo de la vida interior puede ser representado a traves del mismo, al menos para mi limitado y pobre caudal linguistico. Luego circunstancias de tiempo y espacio pre determinados, ajenos a mi voluntad, establecen limites infranqueables en cuanto el momento y modo de presentar el presente relato, urge pues resolver determinadas formas en un periodo establecido. En tercer lugar, deseo ser fiel a la historia que el mismo protagonista me contara, tal y como la expuso cuando demorado como estaba en desoladora y agobiante espera del servicio de transporte colectivo de pasajeros, no tenia con quien pasar el tiempo, entonces él se acerco, entonces comenzo su relato.

Ejercicio retrospectivo

Estaba en lo cierto, lo sabia, dicha sensacion lo habia sumido en proufndo proceso de razonamiento durante largo tiempo. ¿Cuantas personas habrian, en el mar de la historia, naufragado con la fragil embarcacion de una verdad?; mas una extraña (o no tanto) combinacion de fuerzas, impedia comunicar dicha certeza con la celeridad que tiempos y circunstancias requerian.

Alojado en modesto cuarto de maloliente hotel situado en desprolijo barrio de la gran ciudad analizaba cuales eran las posibilidades, escasas por cierto, de huir.

Se habia transformado accidentalmente, en experto escapista de la vida, ¿O quizas lo hacia para preservar su vida?, al fin de cuentas era ésta una cuestion menor, ciertas urgencias por atender, aconsejaban no malograr el escaso tiempo disponible en razonamientos improductivos.

Razonaba en envejecido lecho, pleno de nostalgias, que la existencia se hubo mostrado generosa (exageradamente quizas), para con un hombre que habiendo superado los 40 años habia agotado sus dias en vanal permanencia, experto en superar cada instante, sin pensar en los actos que precedieron ese momento, sin planificar los pasos sucesivos.

En verdad en nada diferia de sus contemporaneos, era producto de una sociedad que formaba a las personas para una existencia liviana; meditar sobre la profunda razon del existir merecia calificaciones condenatorias, que marginando al individuo hubiesen impedido el acceso a mejores posiciones dentro apetecibles estructuras, unico objetivo cierto propuesto por el sistema.

No existian en él caracteristicas fisicas o intelectuales que lo diferenciaran; estatura media, rasgos comunes, ni atractivo ni repulsivamente desagradable.

Sus acciones y reacciones eran tambien comunes, no tenia razonamientos, barca sin orientacion en el mar de la vida, era llevado por los vientos de la groseramente mutante fortuna de los tiempos, de un lugar a otro sin rumbo y sin timon, con todo el horizonte a disposicion, sin destino cierto de amarre. Apetitos atormentaban sus horas no ideales, como el resto, insisto.

Puesto respetable en comodo trabajo le hubo otorgado credencial de ciudadano comun, lo suficiente y necesario para desarrollar una vida sin mayores complicaciones.

Contrajo matrimonio poco antes de los 30 años, tres hijos en edad escolar, una mujer que respondia a las caracteristicas de esposa modelo en dicha sociedad.

El tambien respondia al modelo social, su vida se componia perfectamente en el rompecabezas urbano. Aunque en verdad a nadie interesaba destruir tan pobre y modesto porta cerebro analizando la constitucion de tan prolijamente diseñado engranaje, preciso funcionamiento en que todos “estaban”, sin mas.

Algunos se destacaban, quienes se dedicaban a planificar, corregir, enmendar y eventualmente modificar la maquinaria urbanistica, eran los menos, personas especificamente entrenadas y formadas para desempeñar dicha funcion. Descollaban por aptitudes intelectuales o fisicas. Las primeras con cierto nivel de capacidad superior al resto estaban abocadas a la fria planificacion. Las que tuviesen un fisico destacado custodiaban el correcto funcionamiento, frias maquinas entrenadas para exterminar los componentes que intentaban resistir a estrcturados parametros planificados en confortables laboratorios sociales, antes bien que seres pensantes resueltos por conviccion a cumplir con tan desdichada mision.

El se situaba en los estamentos medios, aquellos que no reunian rasgos especiales que permitieran planificar ni custodiar el sistema. Natural consecuencia de su falta de rasgos distintivos era su conducta: estricto y dichoso cumplimiento de los dictamenes.

Diez años de matrimonio, quince en un mismo trabajo, cuatro de infidelidad; primero con jovencitas que cambiaban compañia por unos pocos billetes, luego con la esposa de un vecino; vecino que tenia a su vez tambien encuentros furtivos con mujeres ajenas. Como hemos dicho nada extraordinario en su caracter, fisico, conducta o comportamiento lo destacaban del resto.

Se habia preguntado con inusitada frecuencia en los ultimos tiempos si acaso alguien pudiese comprenderlo, pues ni siquiera su esposa hubo aceptado sus razones. “Extraño”, pensaba, “una mujer que se habia mostrado en apariencia inteligente fue capaz de tolerar la infidelidad y no de aceptar tan saludable propuesta de cambio”. Las pautas de comportamiento lo invitaban renunciar, y a quien decidiera acompañarlo, a la comodidad de lo establecido, pero retribuirian con alado vuelo hacia las mas elevadas cumbres de plenitud espiritual, una vida mejor, cierta, imperecedera.

Todo comenzo cuando accidentalmente, o tal vez por predestinacion, leyo una publicacion invitaba al hombre revisar su existencia, ofrecia informacion adecuada permitiendo luego evidenciar cuan erroneo era su comporamiento.

Disconforme con su vida, se atormentaba viendo crecer a sus hijos sin compartir magicos momentos que no habrian de reiterarse, perdiendo, en aras de producir, instantes que por su encanto, y particularidad no regresarian. Sin ser un pensamiento, no reunia los requisitos especiales ni las particularidades exigidas al razonamiento, era mas bien cumulo de sensaciones que indicaban las cosas estaban acomodadas en modo incorrecto.

Torturado espiritu en clandestina relacion sostenida por convencionalismo social, el mandamiento indicaba que un hombre no podia huir a tan insistente provocacion por parte de un ser alojado en apetecibles formas, moldeadas artisticamente en cuerpo femenino; aunque fuese la esposa de su vecino. Impediale ello sostener la mirada de su propia mujer, se preguntaba si ignoraba su conducta o si acaso simulaba no saber por comodidad; tal vez tambien ella soportaba terribles llagas de clandestinidad amorosa.

Sentiase extraño, imaginaba su persona sentada, en estado reflexivo, en lejana, remota y desolada playa junto al mar; los dias aparecian grises, como aquellas jornadas en que la atmosfera se presenta tan densa y diversa que obliga a un gris plomo del cielo confundirse en el horizonte con las aguas, impidiendo al observador determinar donde comienza uno y concluye el otro. Era imperiosa necesidad, busqueda frenetica que permitiera resolver el modo de huir a tan terrible tortura. Requirio mas informacion, una inexplicable necesidad interior lo movia desesperadamente a buscar mas alla de los medios que le proporcionara el sistema.

Tan profuso flujo de datos no respondia a sus requerimientos, ingenua o deliberadamente caraecian de respuestas; o mejor aun, las brindadas mostraban el rostro sonriente de una conducta que lo atormentaba, como si aquello que fastidiaba con el agudo dolor de saberse inmerecidamente beneficiado por una existencia maravillosa, desaprovechando cada instante en aras de cumplir con las obligaciones impuestas, que permitieran proyectar la sombra social que todos deseaban y exigian ver, fuese lo correcto aun cuando interiormente sentia no era cierto.

¿Que motivos lo llevaban iniciarse en dicha busqueda?, probablemente necesitaba encontrar elementos que le indicaran todo cuanto hubo hecho era erroneo; tal vez movilizado por profundo temor al equivoco requeria de informacion externa para corroborar cuanto intuia.

Quizas buscara algo que permitiera justificar ante sus proximos un cambio de conducta. Su espiritu lo demandaba; pero necesitaba antes bien que justificarlo explicarlo, exponerlo, primero ante el mismo, luego ante los demas.

¿Porque requerir ayuda externa para justificar impostergable cambio, interior primero, luego y por natural consecuencia, evidenciable en conducta efectiva hacia los demas? Probablemente sentia como de insuficiente valor su solo sentimiento, pensaba atinadamente quizas que cambiar sin un pretexto, sin excusa valida seria asumido como desequilibrado gesto por su entorno; denotaba ello la pobreza de un espiritu que raquitico y famelico pedia a gritos del alimento necesario a fin de recuperar la salud superando el obstaculo, evitando de ese modo sucumbir en espacio de desolador vacio circundante.

Leyes universales

Principio universal de accion y reaccion, todo acto traera como consecuencia un resultado, tanta energia como se haya puesto en determinado sentido habra de arrojar inevitable respuesta, que sera coherente y proporcional. Mas tarde descubriria en aquel se pasaria a ser su mas preciada posesion, “el libro de libros”, La Biblia, que se enunciaba tal principio al sentenciar:”el que busca encuentra, el que pide recibe y el que llama a la puerta se le abre”. Predestinacion o necesidad interior motivaron la busqueda; natural respuesta ¿organica, intelectual o espiritual? le llevaron profundizar acerca de folletos, grupos de auxilio, y bibliografia que hasta el momento aparecian como lejanos, desconocidos y repulsivos, segun el caso de que se tratase.

Por momentos se descubria obsesionado detras de un objetivo que aun no tenia clarificado, pero a sabiendas habria de otorgarle el permiso necesario para modificar aquellas pautas de conducta que en nada otorgaban satisfaccion a sus dias.

La publicacion referia a imperiosa necesidad de cambio en el hombre, quitaba el velo que impedia ver con claridad tan equivoca conducta, estimulada por seductor sistema tan inteligentemente estructurado que exhibia como valederos aquellos parametros que eran en verdad perniciosas conductas que contaminaban el espiritu.

Comenzo a verlo con nitidez inverosimil, tanto mejor observaba cuanto mas se informaba, descubrio entonces que lo normal ante la inmensa mayoria era de acuerdo con esta “nueva para él verdad”, abominable sucesion de hechos conducentes a la condenacion. Existia, evidentemente, una minoria que reñia con los “nuevos mandamientos”, limitaban sus actos a los viejos; recordó entonces que en algun momento le hubieron referido algunos conceptos en relacion con dicho decalogo de buenas intenciones que en verdad nadie practicaba, menos aun quienes con mas fuerzas lo recitaban.

En principio le parecio insuficiente, debia cambiar lo sabia, no necesitaba que un extraño en nombre de una entidad desconcida, catalogada como asociacion de alienados mentales, victimas de un lavado de cerebro, se lo dijera. No le daban el porque. En cierto parrafo lo invitaban profundizar su busqueda. Era una trampa, prometian respuestas pero debia comprometerse aun sin asumir compromisos. Deambulaba en corredores de contradictorias sentencias, atrapado por una marea de conocimientos avanzaba en su faz de aprendizaje; movilizado por atavismos prejuiciosos, adquiridos en el seno de la sociedad alzaba la guardia y ensayaba debil actitud defensiva ante desconocidos con rostro de bondad, sonrisa de comprension que sin presiones otorgaban cuanto requeria sin solicitar nada a cambio.

Decidio hablar del tema con su mejor, unico quizas, amigo; este le respondio que tuviese cuidado, mas aun que dejara de lado y olvidara cuanto hubo avanzado en ese sentido, le hizo saber que se trataba de entidades que lucraban con las personas; ¿De donde sacan el dinero para imprimir las cosas que has leido?, le hizo razonar. Salen del bolsillo de quienes en estado de necesidad interior se acercan buscando una respuesta, terreno propicio para que siembren sus semillas de maldad, generando una dependencia tan enfermiza que termina por invadir la vida, destruyendo todo cuanto pudieron hacer; dicen “todo es erroneo, equivoco, incorrecto”. Entonces te convencen que tienen la verdad y te alejan de la vida, destruyendote lenta e impiadosamente.

Observa, dijo su amigo, tienes una vida, entonces comenzo a enumerar la casa, el auto, un trabajo envidiable, tres hijos, una esposa, una amante que muchos querrian como esposa, vacaciones, television satelita, computadora, conexion a internet. Es todo cuanto se puede pedir; tienes 40 saludables años para disfrutar en plenitud mientras te encaminas a la madurez, mientras tus hijos crecen y se preparan para estudiar; que mas pedir, que necesidad e involucrarte con alienados sociales victimas de unos pocos que viven a expensas de la fragilidad espiritual, indefensos e ingenuos se acercan a ellos en busca de una respuesta que no tienen, pero que irresponsable e indignamente prometen.

Permanecio en silencio por el resto de la jornada, contraponia las razones tan a ras de suelo, despojadas de maldad de su amigo, movidas por el solo interes de quien lo queria bien; y esa imperiosa necesidad interior que lo impulsaba a buscar mas alla de su comodo pasar.

Recurrio a su educacion, su formacion le indicaba que podria buscar la respuesta hablando con un sacerdote, quizas la consulta simulada tras consabida fachada de confesion permitiera echar luces al obscuro claustro de su existencia.

Intensos minutos en que impaciente ministro eclesial escuchaba, en limites de aburrimiento, otro espiritu atormentado buscando consuelo, solo otro mas, rutina de confesionario, cuantas veces habia oido en su vida sacerdotal a personas, arrodilladas en signo de sumision, ante la casilla constriuida para la exposicion de miserias humanas, diciendo que eran amantes de la mujer de un vecino.

La conclusion fue tramite resuelto con celeridad, tan simple como repetir determinada cantidad de veces ciertas estrofas de versos que le hubieron enseñado en infancia de catecismo. Nada de arrepentimiento. Tal vez el estar en ese lugar y momentos implicaban en si mismo el gesto de penitente arrepentido, ¿Tan sencillamente se lavan las maculas de tamaña inconducta?. Evidentemente busqueda tan frenetica y necesidades tan profundas merecian respuestas diferentes. Encontrarlas seria consecuencia de laboriosa tarea, recordo entonces aquel grupo sobre el cual le advirtiera su amigo; le supieron indicar que habia comenzado tan saludable proceso, tener inquietudes, atender el llamado, constituian el primero y mas importante de los pasos, dar lugar a las respuestas seria natural consecuencia, ellos lo ayudarian segun le hicieron saber, él simplemente debia estar dispuesto, dar lugar a un crecimiento que por simple y sencillo se presentaba como dificil de concretar, casi inaccesible.

El debia poner sus condiciones, les hizo saber que esencialmente no pensaba renunciar a su existencia, su familia y su trabajo, respetando esta base de condiciones confirmaba su disposicion a esuchar.

-Debes aprender no renunciar, un trabajo es el modo de seguir adelante, ademas nadie ha habla de hacerlo le dijeron,

le recordaron luego que: - “debe el hombre ganar el pan con el sudor de su frente”, lo cual naturalmente implica tener un trabajo, condicion natural, digna recompensa a una adultez responsable. Aunque lamentablemente una enorme mayoria no pueda gozar de tan saludable beneficio, no por irresponsabilidad antes bien porque el sistema se organiza sumiendo en indignad a muchos sosteniendo de ese modo a los menos.

Insistio en preservar la familia, motivo de su busqueda, respuesta inmediata le hizo saber que siendo parte esencial del hombre era saludable se transforme ésta en estandarte enarbolado como pinaculo de sus objetivos y valores.

Satisfecho por haber impuesto sus condiciones, aunque adivinaba como predecibles las respuestas obtenidas, era su escudo protector, su modo de advertir la inminencia de un retiro anticipado ante la minima insinuacion de exigencias que inadmisiblemente impusieran renunciar a las solidas bases sobre las cuales estaba edificada su vida.

Por accidente o por consecuencia estaba alli, el resultado seria proporcional a la intensidad de su busqueda, aprovecharia tanto como pudiese obtener en beneficio de su nueva existencia, naturalmente de su familia, por consecuencia en su trabajo. Todo estaria bien, podria alcanzar el equilibrio que tan intensamente anhelaba.

Desperto entonces a la maravilla de saberse poseedor de una herramienta jamas utilizada, por desconocimiento, capacidad de decision. Podia, debia resolver cada acto de acuerdo con sus convicciones, no existian fuerzas exogenas que impidieran o forzaran tomar decisiones contrapuestas con sus mas nobles sentimientos.

Existian toda una serie de parametros por respetar, extrañamente coincidentes con sus sentimientos, coherentemente expuestos denotaban lo saludable de iniciarse en esta busqueda, que no exigia, que no comprometia, que todo lo brindaba.

Continuaba en posicion defensiva esperando el momento en que una minima exigencia justificara su alejamiento. Mas el momento no llego, y el participaba, en sus ratos libres, sin comprometer tiempos ni espacios, cada dia mas inspirado, cada jornada mas iluminado, cada instante mas resuelto en seguir adelante. El beneficio no tardaria en llegar, las respuestas obtenidas habrian de volcarse en saludable gesto de bienestar para quienes lo rodeaban.

Tan repentino cambio provoco inmediata reaccion en sus allegados, natural consecuencia de sus nuevos parametros de comportamiento, mientras su esposa valoraba como absolutamente razonable y positivo el hecho, sus hijos mostraban cierto grado de desconcierto, su amante, despechada prometio ventilar su transgresion en el mayor de los escandalos jamas imaginados, no podia tolerar ser dejada, no se trataba de profundo dolor provocado por la perdida del gran amor clandestino. Era el proprio amor herido de muerte por un desprecio que no podia comprender, al fin de cuentas, y eso era secreto de ella, ese hombre solo representaba garantia de privacidad y la posibilidad de descargar en las trastiendas sociales tan enorme sentimiento de rencor hacia su proprio marido.

No fue tarea sencilla romper con aquella relacion, algo lo movilizaba de manera especial, probablemente porque se trataba de un vinculo con sabor a trampas, lo prohibido tanto como lo clandestino tienen la particularidad de excitar ciertos mecanismos en el hombre volcandolo inexplicablemente hacia aquello que habra de resultarle pernicioso al fin. Conciente que dicha situacion habria de concluir por entramparlo a él mismo y a su amante, deseaba salirse enredandose cada vez mas, como insecto atrapado en telarañas, trampa mortal en la cual se enmaraña la victima un poco mas cuanto mayor esfuerzo haga por liberarse. Temia herir, o mejor aun, tenia la certeza de hacerlo; irremediable resultaba asumir tal postura, lo bueno es que no se trataba en este caso de una decision surgida sobre la base de pautas impuestas por alienadas mentes fanaticas, sino mas bien natural consecuencia de eleccion asumida con antelacion.

Fueron los elementos brindados por aquellas personas las armas necesarias para librar la batalla, podia deshacerse de una carga que pesaba por la significacion emotiva en noches de remordimientos insomnes, antes bien que por los compromisos que implicara. Sintio el mas saludable de los alivios cuando, a pesar de las advertencias y amenazas hubo asumido tal determinacion y comunicado formalmente, en drastica e insospechada decision su ferrea postura.

Regreso a su casa con ganas de amar a su familia y entregarse en cuerpo y alma, como nunca lo hubo hecho hasta entonces, noble intento por recuperar los espacios, ganar al tiempo futuro los instantes que hubo dilapidado en aquellos precedentes.

Breve periodo, horas, dias, semanas, poco importaba, su ser todo habia experimentado cambios tan profundos como perceptibles, sentiase una nueva persona, renovada, con mas fuerzas, podia ver cuanto de erroneo fue su pasado reciente, cuanto por construir sobre nuevas bases de existencia plena, renunciando a la superficialidad de consumo que hubo agobiado sus dias. Felicidad era concepto valido que trocaba en sustantivo en cuanto desafio encontraba; habia aprendido a observar el cielo durante el dia, camino a su trabajo, disfrutar del firmamento en noches estrelladas, gozar de la lluvia aunque dificultara el transito de vehiculos en superpobladas calles de frenetica ciudad.

En principio se habia prometido mantener como algo personal, intimo, aquella experiencia. Pero luego, rebozante de felicidad debia, sentia era una obligacion, casi un compromiso de vida comunicar a los demas, comenzando por sus allegados que cambiar era posible, mas aun, necesario. Supo entonces que debia por fuerza decir a su amigo cuanto le hubo ocurrido, como eran las cosas, e invitar, en noble gesto de buen sentimiento adentrarse en aquellos senderos plenos de luz, de aires nuevos, de saludables actitudes, de desinteresadas acciones, de miradas limpidas.

Reaccion previsible que no se hizo esperar, -¿Que te ha pasado?-, fue la pregunta, su amigo, atonito, intuia el origen de tales afirmaciones pero no podia aceptar en boca de tan apreciada persona conceptos que en mas de una ocasion motivaran risueños comentarios de criticas hostiles, comentarios que no tenian fines especificos de combates espirituales, cuestion tan profunda como inaccesible a seres mas preocupados en saciar apetitos que alcanzar ideales.

-“Te han lavado el cerebro”-, fue categorica y descalificante afirmacion, -“te has convertido en un fanatico, sigue en tal sentido y acabaras por destruir todo cuanto has hecho, recuerda al fin de cuentas que te lo he advertido”-

Profundo silencio en aquella mesa de cafe; los amigos permanecian inmobiles, ninguno de los dos atinaba retirarse aunque lo desearan intensamente; instantes son esos en que las personas anhelan un hecho fortuito que permita sortear terrible obstaculo. El celular advirtiendo una llamada permitio resolver la situacion, mientras el atendia su amigo hizo un gesto indicando debia retirarse, advirtiendo a su vez se haria cargo de la cuenta por pagar, accion que permitiria descargar la conciencia por dejar a su hermano afectivo frustrado en el intento de llevarlo hacia tan entusiasta estado de extasis espiritual, victima segun sus convicciones de macabro proceso respecto del cual le hubo advertido convenientemente.

Supo que debia, por fuerza, hablar de lo sucedido con las personas a las cuales se hubo ligado en estas ultimas semanas, cuando hubo concluido su exposicion, con la solemnidad que el caso requeria, mas con un tono de voz que insinuaba reproches ante las consecuencias de semejante contradiccion, le explicaron que era natural, su amigo aun no estaba preparado, no todos seran bien dispuestos ante el “nuevo camino”, -que no es nuevo, pero que representa un nuevo modo de ver las cosas para la inmensa mayoria, que habiendo recibido informacion decidio, opto por permanecer inmobil, ajena, distante, disfrutando las livianas ofertas de un sistema que habra de destruirlo, antes bien que asumir saludable postura de vida cierta y salvacion segura, asumiendo un compromiso que nadie ha exigido-

Advirtio entonces él: - he puesto como condicion que no habria de aceptar ningun compromiso ni condicionamiento”, ante lo cual tuvo una respuesta que lo dejara sin palabras,

-nadie te ha exigido que asumas tal postura, fue tu intima y saludable conviccion aquello que te ha llevado invitar tu amigo sentir tan plena dicha y felicidad

Era cierto, tan desafortunada invitacion surgio como consecuencia de temperamental y propia decision, nadie le habia sugerido, aconsejado menos aun exigido llevar adelante tal empresa.

Dotado como estaba de brillante lucidez, avido por consumir informacion, lo mas profusa, profunda y velozmente que pudiera, respecto de estas nuevas pautas para una vida mejor, comenzo a develar cuantos hechos se producian en su entorno, hechos que inadvertidos, se mostraban como noticias cotidianas, poblando titulares en medios de comunicacion, sin revelar en si mismos mas que catastroficas consecuencias de la inconducta del hombre para con el medio ambiente; rutinaria sucesion de acontecimientos ambientales, explicados racional y cientificamente por expertos; pero paradojalmente encontraba con que las estructuras de poder, aun en conocimiento de tan nefasta relacion efecto- causa que concluiria por destruir el planeta y con el la vida, no reaccionaban, insistian en inconductas como si fuesen parte de macabro plan ideado especificamente para llevar todo a la destruccion. Evidenciaba como por ejemplo se firmaba un tratado para disminuir la emanacion de gases contaminantes, elementos que degradaban cada vez mas la atmosfera, irreversibles perjuicios para la calidad de vida y llamativamente no participaban del mismo aquellos estados responsables del 70% de dicha emanacion.

Comenzaba entonces laborioso proceso en el cual, inevitablemente habria de asociar cotidianos acontecimientos con duras advertencias derivadas de la bibliografia consultada, elementos todos indicativos del camino elegido por la humanidad, condenada ineludiblemente si no experimentaba el necesario cambio que él hubo vivenciado.

Ciertas noticias que en los demas significaban intrascendentes datos estadisticos eran para él revelador testimonio de sucesos prestablecidos que habrian de presentarse como advertencias a fin de mostrar al hombre la proximidad de aquello que anunciado previamente habria de ocurrir; salvarse o condenarse eran las posibilidades, él estaba en el camino cierto; mas se horrorizaba al ver que el resto, sus allegados, personas que correspondian al mas intimo entorno habrian de condenarse por sus propios actos.

Advertir, alentar, estimular, llamar, eran parte del compromiso asumido consigo mismo, y ante “aquel” que habria de salvar o condenar.

Imperiosa necesidad de decir cuanto hubo descubierto; debia hacerlo, aun corriendo riesgos; dichos riesgos y sus posibles consecuencias serian elementos que pudiese exhibir cuando llegara el gran momento, el fin de los tiempos al que referia la bibliografia que hubo consumido en forma de sencillas publicaciones, momento respecto del cual comenzaban a evidenciarse signos tan elocuentes como conmovedores.

Intento, timidamente abordar el tema en el seno de su hogar, seria su laboratorio de ensayos, lugar propicio para iniciar su camino. Su esposa mostro cierto superficial interes; debio mas tarde confesar a sus familiares que preferia atender un marido en apariencia esoterico que soportar la mar de habladurias consecuente de su anterio conducta, de la que no se hablaba pero que absolutamente todos conocian e individualmente ocultaban.

Movido por la profunda certeza que cumplia con el mandato, compromiso asumido, lo hemos dicho consigo mismo y con “aquel”, el verdaderamente importante, habria de continuar por contrarios que parezcan los vientos, por dificil que se presente la empresa. Seria su motivo cotidiano, cumplir con el trabajo era pesada carga que llevaba adelante responsablemente, nadie podia reprochar falta de interes o atencion en la labor cotidiana; pero todos insinuaban molestarse por su modo de actuar.

Sabian internamente que existiria un momento, habria de producirse mas temprano que tarde, en que el elemento desencadenante determinara que todo habia concluido, incluso su vinculacion laboral, pues socialmente estaba marginado, nadie lo ocultaba aunque todos intentaban simularlo.

Mientras se informaba aguardaba, ansioso, por encontrar cada dia elementos que corroboraran lo cierto de aquello que sabia y sobre lo cual advertia a sus contemporaneos.

Su amigo decidio hablar con su esposa, pretexto era decir que lo hacia por el buen sentimiento, base fundacional de aquella amistad, deseaba en dura critica exponer aquellas cosas que lo hubieron molestado. La mujer atendio pacientemente cada uno de los reproches, conocia el origen, intuia el resultado, mas no se atrevia, hasta el momento, abordar el tema con su marido, temia provocase la ruptura que durante tanto tiempo amenazara la puerta de su hogar. Agobiada por tanta evidencia decidio que deberia afrontar la situacion.

Continuaba él en su camino, sabia habrian de presentarse innumerables inconvenientes, habria de afrontar pruebas dificiles de superar, deberia combatir con todas sus fuerzas, seria la fe elemento indispensable en esta batalla, la gran batalla final. Habia elegido el bando para el cual ofrecer sus energias, sacrificar su existencia; tenia la certeza estaba en el adecuado, el justo. El resto ingenuamente habia elegido el camino equivocado, algunos irremediablemente condenados sostenia, pues habiendo recibido informacion no la habian aceptado.

La relacion conyugal estaba deteriorandose vertiginosamente, mostrabase dolido, salvar su matrimonio fue el motivo de su nueva busqueda; y paradojalmente esta actitud provocaba la mas profunda falta de union, distancia abismal entre dos personas que llevaban 10 años de convivencia normal segun los parametros sociales. ¿Como revertir esta realidad, de que elementos hacerse para sin regresar a sus yerros mantener el mas valioso de los vinculos afectivos que jamas hubo tenido con persona alguna?

Decidio seria el momento de afrontar las cosas, esquiva actitud en ella alejaba y desalentaba la posibilidad de establecer vinculos de comunicacion.

Ella en tanto no deseaba escuchar en sus palabras las evidencias de que hablaran personas extrañas, ajenas, que referian a delirantes actitudes, enfermizos planteos, fanaticas reflexiones. No sabia si estaba ante su marido o un desconocido que habia poseido su persona. Se lo hizo saber, y la necesidad que todo tornase a como era antes, poco tiempo atras en que su marido era como todos, sin variantes, sin diferencias notables, sin estridencias, pero sin desquicios.

El atendio pacientemente, sabia en su interior cuales eran las cosas que perturbaban, pero tenia la certeza que contaba con los elementos necesarios para superar esta borrasca de dificultad, no existian desafios imposibles de superar cuando se contaba con la fuerza inagotable de la fe y la certeza de saberse poseedor del mas importante de los tesoros que puede ambicionar un hombre.

Abatida dejo el dialogo, sintio que se trataba de patologica actitud que mostraba a su marido mas vulnerable anque lleno de fuerzas; mas dispuesto, pero distante a su vez en cuanto interes, desconocido en cuanto reacciones y planteos, inaccesible en cuanto hacerlo regresar a la sociedad de la cual formaban parte, en la cual hubieron contraido matrimonio, criado sus hijos, edificado su hogar, construido su vida.

El seguiria obsesionado en buscar y encontrar los signos inequivocos que los tiempos se acortaban, que las alternativas se limitaban; un llamado interior le indicaba debia con todas sus fuerzas y medios advertir a la sociedad sobre el estado de las cosas.

Noticias se presentaban dia a dia demostrando la veracidad de sus impresiones, fuertes en magnitud tal que sabian a verdaderas vibraciones internas, hora tras hora se develaban aquellos signos evidentes, nadie los veia, por voluntad o incapacidad, nadie atendia por falta de capacidad auditiva o determinacion a no entender. Recordo la frase : oyendo no entenderan, viendo no veran. Determinados sucesos se presentaban reveladores, intentaba explicarse, mostrar evidencias, hablaba de señales en el cielo aquel inspirador libro; luego se preguntaba ¿Como es posible que no vean tanta advertencia explicita?, y se fundamentaba en noticias publicadas en las horas previas, parecia demente gritando a una multitud que por diversion mas que interes atendia cuanto de absurdo era posible pronunciar en tan pocos minutos; luego echaban a reir, plameandolo suavemente, indicando que lamentablemente tan convencidos estaban de las bondades de cuanto hubieron recibido en este sistema y estado de cosas que no existian razones para cambiar.

Por otra parte, algunos argumentaban que tantas veces la humanidad acudio al suicidio en masa para evitar las consecuencias de apocalipticos anuncios y nunca se han cumplido, nada ocurrio. Todo siguio como hasta entonces, nada de eso es cierto. -“Conozco un psicologo que te puede ayudar”-; aventuro un colega de oficina. Se sentia alienado, recordo entonces las palabras de su amigo, decidio rezar por todos ellos, pues sabia nada podria hacer para producir el cambio.

Mientras las noticias seguian confirmando aquello que suponia, aportando elementos que indicaban inexorablemente habria de suceder, mas temprano que tarde, confirmando que debia seguir con su trabajo, advertir por todos lados con todos sus medios, que no eran tantos ni tan importantes, sobre el estado de las cosas.

Los titulares de los medios se multiplicaban en una sucesion ininterrumpida, uno especificamente llamo la atencion, no por hecho catastrofico, sino por la significacion que el le otorgo, la noticia referia a explosiones ocurridas en un planeta del sistema solar y detallaba que:

Una tremenda emisión de energía se produjo en una estrella neutrónica lejana en diciembre, siendo el fogonazo de luz más brillante jamás detectado desde más allá del sistema solar, con más energía que la que emite el sol cada 150.000 años, dijeron científicos el viernes.

La llamarada del 27 de diciembre fue de lejos la mayor de tres emisiones colosales de rayos gama detectados en los últimos 35 años desde estrellas neutrónicas, los restos extremadamente densos de una estrella colapsada.

"Este es un suceso que se ve una sola vez en la vida", dijo David Palmer, científico en el Laboratorio Nacional de Los Alamos, Nuevo México, y uno de los autores principales de un trabajo sobre la emisión.

La emisión de energía no fue visible al ojo humano y los rayos gama fueron bloqueados por la atmósfera terrestre. Los científicos dijeron que algunos operadores de transmisores de baja frecuencia pudieron detectarla.

El observatorio nuevo de la NASA _llamado Swift (veloz) por la rapidez de sus giros_ es uno de los instrumentos que detectaron la emisión. Fue lanzado en noviembre para estudiar los agujeros negros. El satélite, controlado por científicos en el Centro Espacial Goddard de Greenbelt, está diseñado para detectar emisiones de rayos gama y girar rápidamente para registrarlas."A un mes de su lanzamiento, Swift pudo participar de un descubrimiento asombroso", dijo Roger Blanford, físico de la Universidad de Stanford.

Las estrellas neutrónicas se forman cuando las estrellas gigantes agotan su combustible y se desmoronan, conformando cadáveres solares densos, altamente magnéticos, de apenas 25 kilómetros de diámetro, que giran a gran velocidad.

La emisión de diciembre duró una décima de segundo y vino de una estrella neutrónica a unos 50.000 años luz de la Tierra en la constelación Sagitario. Llamada SGR 1806-20, es una entre apenas una docena de magnetars conocidas. Estas son estrellas neutrónicas cuyo campo magnético es billones de veces más fuerte que el de la Tierra.Los científicos creen que el campo magnético de estos cuerpos celestes pueden desplazarse como terremotos, causando enormes emisiones de energía. SGR 1806-20 es de los llamados "repetidores gama blandos" porque después del primer fogonazo se producen emisiones menores. El de diciembre fue 1.000 millones de veces más poderoso que la emisión típica de un astro de este tipo.

La secuela de la emisión es un anillo alargado que brilla durante varios días, causado por los escombros lanzados hacia los gases que envuelven el astro.

Asombrado encontraba cada uno de estos hechos como indicio elocuente de cumplimiento inexorable de advertencias oportunamente escritas, ¿estan alli, en ese libro, disponibles para todos desde hacia dos mil años, como es que no lo comprenden?, se preguntaba.

No entendia como era posible nadie aceptara como fundadas sus apreciaciones, insistia en argumentar, no habria de cegar, no existirian consecuencias que no estuviese decidido afrontar por llegar con su verdad, “la verdad”, al mayor numero de personas posible.

Decidio hablar en el seno de su familia una vez mas, a regañadientes atendian su exposicion, sin saber como responder, no por la contundente veracidad de sus palabras sino porque temian ser extremadamente groseros al calificar del modo que sentian debian hacerlo su forma de actuar. El continuaba exhibiendo aquello que consideraba eran las pruebas de cuanto decia, entonces propuso analizar esta noticia:

GINEBRA (Reuters) - El maremoto del Océano Indico elevó a 320.000 el número de víctimas por desastres naturales en todo el mundo en el 2004, cuatro veces más que la cantidad de muertos del año anterior, dijo el jueves un instituto de investigación.

Los desastres naturales también causaron unos 88.000 millones de dólares en daños el año pasado, dijo el Centro de Investigación Epidemiológica de Desastres (CRED, por sus siglas en inglés).

Un terremoto y las olas mortales, que afectaron a 12 países el 26 de diciembre, causaron la muerte de unas 304.200 personas, donde la mayor cantidad de víctimas se produjo en Indonesia, de acuerdo con el grupo, que integra la Universidad Católica de Louvain, en Bruselas.

"Sin el tsunami, un evento excepcionalmente dramático, se hubiera confirmado la tendencia general que muestra una caída en el número de muertes," dijo Debarati Guha-Sapir, directora de CRED.

"Suena curioso, pero en realidad el 2004 fue un año muy bueno porque probablemente tuvo la menor cantidad de muertes por desastres naturales en los últimos 5 ó 10 años," sin contar el maremoto, dijo la directora en un informe.

En total, 139 millones de personas fueron afectadas por 366 desastres en el 2004, que abarcaron grandes inundaciones en Bangladesh y China, las sequías en Sudáfrica y los huracanes en Estados Unidos.

En el 2003, el número de víctimas fue de 78.422 y unas 254 millones de personas fueron afectadas por los desastres, dijo el informe.

Después del tsunami letal, el mayor número de muertes se registro en Haití, cuando el huracán Jeanne y las inundaciones terminaron con 5.149 vidas el año pasado, según informó la CRED. Otras 1.195 personas murieron por las inundaciones en la India.

Las inundaciones afectaron a la mayoría de las personas -- 33 millones tanto en China como en Bangladesh solamente -- mientras que las tormentas de viento (ciclones, tornados y huracanes) causaron los mayores daños a la propiedad.

"La mayor parte de los 88 millones de dólares de daños proviene de Estados Unidos y Japón," dijo Guha-Sapir, señalando que hay propiedades de gran valor allí. Un terremoto afectó en octubre la región de Nigata en el norte de Japón en tanto que varios huracanes azotaron Estados Unidos.

Las fuentes del Centro comprenden la federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y la Media Luna Roja -- la red de asistencia de desastres más grande del mundo -- hasta las compañías de seguros como Lloyds, Munich Re y Swiss Re.”

Ninguna de las respuestas recibidas se correspondian con sus expectativas. Peor todavia, alejadas de sus inquietudes los mas benevolos alentaban visitar especialistas que analizaran su estado de salud mental, los menos afectivos descalificaban por incurable e insalvable su situacion. Invitando a su familia alejarse de quien podria de un momento a otro transformarse en una amenaza para todos.

El aguardaba, mansamente la ocurrencia de hechos que confirmaran sus certezas, fue en ese contexto que la empresa donde trabajaba, banco integrante de un grupo economico, parte de una de las mas importantes corporaciones financieras mundiales, anuncio la implementacion de un nuevo sistema para el control del personal.

Sofisticado mecanismo informatico por el cual serian dejados de lado los viejos sistemas mediante registracion de tarjetas. De ahora en mas, habria de instalarse en el dorso de la mano o en la frente, era libre eleccion del empleado, un micro chip, de tamaño microscopico inocuo para el organismo de suma utilidad. Revolucionario avance tecnologico que en breve habria de tener difusion masiva, era tambien parte de uno de los negocios paralelos de la corporacion, pues habia invertido sumas millonarias a fin de demostrar, desde la aplicacion practica de este sistema en supropia estructura de personal, la utilidad y practicidad de un simple instrumento de vanguardia tecnologica.

Con este sistema dejarian de lado viejos y complicados mecanismos de identificacion; con solo exponer su mano o acercar el rostro, segun tuviesen instalado el microchip en una u otra parte del cuerpo, las personas serian reconocidas, controladas y tendrian acceso a la mas variada gama de servicios que incialmente se restringia al ambito laboral; ingresar acceder a las bases de datos, accionar una computadora sin la necesidad de digitar complicadas contraseñas, efetuar movimientos bancarios como depositos o extracciones.

Pero mas adelante, por convenios que la corporacion tenia en marcha habrian de acceder a creditos para viajes, podrian desplazarse por cualquier lugar, inicialmente del pais donde residian, pero luego seria el exterior, existian compañas aereas dispuestas a instalar el dispositivo, lo cual habria de permitir que sus poseedores viajaran sin exhibir documentos, la sola posesion del micro chip determinaria que esa persona gozaba de credito e identidad, elementos necesarios para ser beneficiarios de los servicios prometidos. Podia pensarse que se trataba del mas importante de los avances tecnologicos al servicio del hombre en el contexto del mundo moderno, solo un demente podia negarse a tal experimento que por otra parte nada de nocivo tenia para el hombre.

El, consustanciado como estaba, destacaba el notable paralelismo entre los mensaje encriptados en el libro y los acontecimientos que a diario debia confrontar y enfrentar, evidencias notables que los tiempos se estaban cumpliendo, inevitablemente.

Sabia ahora cuanta participacion le cabia a la empresa en la que estuvo trabajando por tantos años en tan macabro plan. En predecible reaccion, nego le implantaran tal micro componente en el organismo. Natural consecuencia seria aquella de perder el empleo, sabia que las cosas serian de esa manera, estaba dispuesto a enfrentarlo todo por no sucumbir enternamente; seductoras ofertas habrian de omnubilar la mente de las personas, él estaba advertido, no podìa ceder, no lo hizo.

En el trabajo le hicieron saber que estaban hartos de sus devarios, que habian soportado hasta la fecha en honor a su conducta, dedicacion y capacidad, pero que estaban ante una actitud de indisciplina, que quien no accediera a la implantacion del micro chip no podria continuar en el trabajo, dicho cumulo de advertencias cayo en saco roto, preferia perderlo todo, salvando lo mas importante de su ser con esa actitiud.

Cuando regreso a su hogar su esposa estaba al tanto de lo ocurrido, su amigo se habia encargado de llamar, alertando sobre los ultimos acontecimientos. Tampoco ella estaba dispuesta a tolerar mas sus febriles y enfermizos planteos; era el fin de la relacion, seria mejor para todos que el se distanciara, segun le hizo saber. Preferia estar sola antes bien que tener a su lado un delirante, psicotico que no reconocia su enfermedad y por consecuencia no estaba dispuesto a tratarse. Ella optaba, habia agotado su paciencia.

Sabia que estas cosas habrian de ocurrir, habia decidido asumir friamente las duras consecuencias de sus acciones; en ese momento sofocado por el profundo dolor de inminente separacion, desgarro interno indescriptible, ruptura con su vida, su existencia, mas recordaba a modo de estimulo que “quien desee preservar su vida la perdera, mas aquel que elija perder su vida la salvara”.

Ahogaba su intento de respirar en profundo llanto, conmovedora imagen de quien a pesar de saberse en el camino cierto, sufre el dolor irreparable de perdidas definitivas. Tampoco a sus hijos volveria a ver en tanto las cosas continuaran de esta manera; quizas fuese mejor asi, con ellos fuera de casa, lejos de la triste imagen de un padre alejandose, abatido, distante, incomprendido.

Desde aquel momento estaria solo en su lucha, seguro de lo que debia hacer, dolorido por el destino que cabria a los suyos. ¿Deberia insistir en la necesidad que lo escucharan, debian por fuerza atender sus razones?. No podia resignar sus actos a la desvinculacion afectiva para salvarse a si mismo, su mision era otra y estaba dispuesto a darlo todo por continuar en su lucha, cumpliendo con su funcion hasta el fin.

Cuando le hubieron notificado formalmente su desvinculacion laboral sin el derecho a indemnizacion como consecuencia a una grave falta para con la llamada lealtad hacia la empresa, penso que seria aquel, el fin de cierto padecimiento de incomprension. Llegar a su hogar concluyo por destruir sus debiles estructuras, su esposa enrostro en duros terminos de fundados reproches su actitud, su desmesurada obsesion por convencer a todos que debian cambiar, le hizo saber cuanto anhelaba el regreso de su verdadero marido, aquel que cumplia con sus funciones sociales tal y como mandaban las pautas vigentes; sin importar determinadas actitudes que en mas de una ocasion confrontaran con sus sentimientos, heridos por comentarios hostiles que referian a clandestinas relaciones en alcobas de reprochables vinculos.

Llevado al extremo por una colera incontenible, no supo sostener su lengua que confesaba en condenatorio discurso cuanto de abominable hubo hecho durante los ultimos años, cuantos de sus actos merecian la condenacion y no especificamente esta ultima sana conviccion que debia a todos invitar a un cambio. Aceptaria cuantas criticas correspondieran a su “vida anterior”, tal era la denominacion adoptada para dicho periodo de su vida, pero imploraba cierto nivel de atencion para expresar sus razones sobre el nuevo sentido otorgado a su existencia.

Su esposa tomo como elemento de justificacion dicha velada confesion, encontrando en ello el motivo, fundado por cierto, de comunicar que todo habia terminado, seria mejor se esfumara como si nunca hubiese existido.

Desesperado y de rodillas, llorando como quien se aferra a un bien que habra de perder para siempre, recurrio a los niños como sana excusa de permanencia; armada de una contundencia sin par, le hizo saber cuan saludable seria precisamente para ellos que aquella persona en que se hubo transformado el padre se mantuviese lejano, temia pudiese afectarlos emocionalmente, incluso advirtio, habria de denunciar a las autoridades competentes sobre el riesgo de proximidad con el solo objetivo que evitaran dicha realidad, no, tampoco lo aceptaria en proximidad a su hogar, alegando que el acto de suma irresponsabilidad en que hubo incurrido cuando decidio por sobre cualquier ulterioridad dejar su trabajo demostraba su falta de afecto su incapacidad para llevar adelante, responsablemente la conduccion de una familia.

Concluyo en que su evidente estado de alteracion mental y emocional constituian un severo riesgo para todos, algo que ella no estaba dispuesta a correr.

Acepto mansamente los dictamenes de su esposa, tan lentamente como podia ubicaba sus pocas pertenencias dentro de un bolso y se retiraba con paso lento de aquella propiedad que por mas de diez años hubo representado su vida.

A sus espaldas ansiosos vecinos murmuraban acerca de cuanta justicia se hacia al expulsar dicha presencia de un hogar resquebrajado por desequilibrado mental que habia atormentado con sentencias incomprensibles a propios y extraños.

Debia comenzar una nueva vida, romper con cuanto hubo hecho hasta ese momento, recordaba con el profundo dolor de quien todo lo pierde “quien desee salvar su vida la perdera, pero que aquel que renuncie a su existencia terrenal habra salvado su ser para la vida eterna”. Dicha sentencia seria bagaje ideal, tesoro invaluable de quien por vez primera en su vida, tal vez, sabia cual era el objetivo de tan lamentable existencia, en consecuencia estaba dispuesto asumir cuantas derivaciones pudieran surgir.

Tramas de poder

Vano intento fue buscar alojamiento en aquellos lugares que habitualmente hubo visitado, todos habian de un modo u otro recibido notificacion y correspondiente advertencia; nefastas medidas consecuentes de alojar a marginal personaje, como si se tratara de un enemigo publico al cual debian destruir por completo, aniquilando sus esfuerzos de oposicion al progreso.

Los brazos del sistema se extendian por doquier; la corporacion que aparecia como imbatible monstruo por enfrentar era poderosa entidad bancaria que hubo prestado dinero a todos en su debido momento; esto reducia a las personas a misera categoria, dependientes elementos sociales que sumidos ante omnipotente realidad, debian aceptar dichos parametros si en algo estimaban la supervivencia de sus estructuras de negocio o su propia vida.

Busco refugio en la casa de su amigo, este lo atendio extrañamente incomodo, no permitio que franqueara la puerta de acceso, tomandolo por le hombro lo acompaño hacia la vereda, distante unos ocho metros de impenetrable umbral; alli le indico que seria mejor para todos si desaparecia; tiempos dificiles habrian de presentarsele si lo aceptaba, existian severas advertencias en tal sentido. En ultima instancia él pagaba las consecuencias de haber asumido dicha actitud, negandose a recibir beneficios apetecidos por la inmensa mayoria de los ciudadanos de bendecido pais, soñados por un numero indescriptible de personas en le mundo.

Solo a él podria habersele ocurrido desdeñar de aquella propuesta; en rotunda condena su amigo le dijo que estaba marginado por propia decision, y le hizo saber no estaba dispuesto ser arrastrado a la ruina por tolerar las consecuencias de una actitiud respecto de la cual hubo advertido oportunamente; con lo cual lavaba su concienca quedando en paz consigo mismo.

Solo un lugar restaba, aquel donde hubo comenzado todo este proceso, desguarnecido y al borde de una crisis nunca antes experimentada se presento ante personas que en comprensiva actitud recomendaron un lugar, alli seria recibido sin mas, pero le advirtieron la realidad con que se enfrentaba. Habria de exigirle todos sus recursos, pues declararse enemigo del poder, representado en aquella corporacion, habria de depararle mas de una afliccion, siendo aquello experimentado hasta el momento presente apenas un indicio de cuanto le esperaria.

Parecia mas que un hotel, clandestino rerfugio para indigentes, comento dicha sensacion con la persona que lo recibio; esta le hizo saber que él era en aquel momento carente de credito, trabajo, familia, dinero; en breve habria de perder hasta su identidad probablemente, si esta descripcion no se correspondia con un indigente podria buscar un termino mas ajustado de calificacion; orgulloso de cuanto podia decir sostuvo alzando la mirada, -antes bien que indigente soy victima de un sistema al cual me opongo por conviccion y fe-. La persona que tenia enfrente sonrio en complice actitud sin agregar palabra; luego sentencio que albergaba en sus cuartos a quienes como el llegaban a marginado rincon de la ciudad buscando refugio, cobijo, contencion, comprension. Era cuanto podia brindar, y al mismo tiempo un misero cuarto comparado con aquellos en los cuales hubo buscado alojamiento sin recibirlo.

No demoro en acomodar sus pocas pertenencias, descendio las escaleras, su cuarto que estaba ubicado en un segundo piso, eran seis puertas por cada nivel, y se trataba de seis niveles. Requirio sobre si le podian sugerir donde buscarse un trabajo, habia perdido pocas horas atras el unico que hubo tenido por toda su vida; no tenia ni sabia que hacer.

-Debes hacer su experiencia- fue la respuesta, -debes iniciarte en la busqueda, la respuesta habra de llegar tan pronto comiences, puede que te lleve algunos dias entender, quizas lo aprendas en breve, a lo mejor nunca lo alcances a comprender-.

-¿Donde busco?, la consulta fue escueta y firme.

-Por todos lados, comienza en este mismo barrio si quieres- le dijo su interlocutor, un hombre sobre los cincuenta años, de barba espesa y gesto indiferente aunque amigable.

Omnipresencia sistemica

Salio a la calle con la certeza de encontrar un trabajo tan velozmente como se lo propuesiera, deseaba resarcirse de cuanto hubo hecho, reconstruir su vida, cobrarse revancha de su personal desventura.

Enrostraria al mundo que tan hostilmente se le hubo opuesto que podia, que tenia los elementos necesarios y lo haria. Movido por un poder de determinacion y orgullo sin parangon recorrio los primeros pasos. A poco que avanaba se descubrio pensando en reconstituir aquello que hubo por propia decision destruido, reprochando al sistema haberlo marginado, cuando en verdad era él quien hubo asumido las actitudes que lo reducian a dicho estado; intentando, inconscientemente recuperar aquello a lo cual hubo renunciado por salvar su alma.

Formado como fue desde pequeño en la necesidad de tener un trabajo, avanzo hacia la primera empresa que tuvo delante, se presento explicando las razones de su busqueda, limitando dicha exposicion a la necesidad de un empleo.

Le solicitaron sus datos personales ya que no portaba consigo un resumen de antecedentes; le sugirieron esperar. Fueron unos pocos minutos, desde la oficina contigua a la sala de espera una persona salio casi corriendo, diciendole que buscara otro lugar donde emponzoñar el ambiente con sus venenosos sentimientos, que si tuvo la determinacion necesaria para hacerse expulsar de la corporacion donde trabajara por tantos años no estaban ellos dispuestos a permitir que una persona enferma amenazara la integridad de tan respetable empresa.

Confundido por la celeridad con que la informacion hubo llegado hasta dicho lugar, penso que era el espacio equivocado, buscaria en el siguiente, aquel en que su instinto le dijera podria ingresar sin miramientos ni prejuicios. Se detuvo frente a la siguiente empresa, no por proximidad sino por intuicion, algo le indicaba estaba ante el lugar correcto. Se presento con identico argumento de quien busca empleo; hizo saber que no tenia detalle de sus antecedentes estaba dispuesto a comunicar su identidad cuando la persona que tenia delante le dijo que debia retirarse a la brevedad, indicandole que las autoridades estaban alertadas sobre la molesta presencia de quien habiendo recibido contundente sentencia por parte de la corporacion empleadora amenazaba con perturbar ahora dicho sector de la ciudad.

No podia entender, ¿tambien las autoridades sabian de su presencia, como era posible que los tentaculos de tan terrorifica corporacion llegaran a sectores que hasta aquel momento representaban para el la custodia de sus derechos, cuan fuerte era el poder, cuan compleja la maraña de intereses que se movian detras de pulcra fachada de negocios bancarios. Existia acaso alguien a quien recurrir para denunciar tremendo acoso de injusta condena social?

Regreso al hotel, abatido, casi sin fuerzas. En recepcion no habia nadie, tomo las llaves de su cuarto y tan solo como habia regresado subio las escaleras y se desplomo sobre la cama; llorando desconsoladamente.

No supo por cuantas horas estuvo dormido. Mas que llamados a su puerta fueron los golpes de quien parecia intentar derribarla quienes lo despertaron. Confundido como si reaccionara de largo estado de embriaguez se acerco preguntando quien era, la respuesta le hizo saber que se trataba de su vecino de cuarto. Queria hablar con el acerca de sus experiencias recientes.

Su vecino era exhonerado de las fuerzas policiales, habia sufrido identicas consecuencias, perseguia un mismo objetivo. Todas las personas alli alojadas estaban en identica situacion. Tenian un camino por recorrer, mas eran circunstancialmente prisioneros de un sistema tan perverso como real.

- ¿Que podemos hacer? Pregunto ingenuamente.

-No hay nada por hacer, salvo esperar.

-¿Esperar que? Fue la pregunta,

-Como se suceden los acontecimientos, tenemos un elemento a favor, tenemos quien nos defienda, pero aqui somos indefensos cervatillos ante los mas crueles depredadores, cuanto menos nos expongamos mejor para todos.

Intentos de seduccion

¿Como hacer para no exponerse, como llevar adelante cualquier accion sin denunciar su provisoria y modesta residencia?. Algo debia hacer, por horas, dias tal vez permanecio inmovil, recluido en dicho cuarto que representaba tanto mas que un espacio fisico donde cobijarse, era su mirada interior mas profunda y despidada; que lo descubria sumido en profunda depresion de una cama con sus estructuras vencidas por el tiempo, hundido cual si estuviese en una batea de sabanas remendadas, mirando las paredes de un edificio carcomido por la humedad y el tiempo.

Decidio salir nuevamente en busqueda de un trabajo, algo debia hacer y todo cuanto pudiese concretar estaria afuera de dicho claustro.

Penso que se trataba de un sueño cuando a escasos metros de la puerta del albergue vio tan bella y radiante como nunca a su mujer, vacilo por unos instantes, luego salio disparado y corriendo la estrecho en sus brazos con tantas fuerzas que penso terminaria por asfixiarla.

Caminaron unos pocos metros e ingresaron a un cafe, tomaron ubicacion en una de las mesas libres, buscaron la mas retirada de todas. Frente a frente se miraron, él la tomo de las manos, cuando pensaba expresar cuanta alegria representaba su presencia, ella lo invito permanecer en silencio. Entonces le dijo:

-He pensado profundamente en lo ocurrido, estoy dispuesta a perdonarte cuanto me has confesado hiciste, de hecho lo sabia, pero habia decidido tolerarlo, fingiendo protegida por aquel proberbio que indica aquello que no se evidencia con la contundencia de actos observados no puede afectar el corazon. La verdad es que no puedo vivir sin ti, deseo que regreses.

No pudo ella concluir sus ideas cuando el la interrumpio:

-No sera sencillo mi amor.

-Se que no sera sencillo-, dijo ella, y luego agrego, -pero sera bueno, no puedo verte asi, lejano, abandonado, siendo apenas la sombra de aquello que fuera mi marido-

El continuo entonces:- Lo que pretendia decirte es que el sistema esta en contra mia, siento una persecusion atroz, no tengo espacios donde trabajar, no existe lugar donde ir sin experimentar el rechazo y la marginacion. La corporacion ha llegado a todos lados, evidentemente hasta a nuestro hogar, pues de alguna manera has sabido de este lugar. ¿Quien te lo dijo sino el sistema?, lo que tengo por seguro amor mio es que habremos de luchar contra todo y contra todos con tal de ser salvos en nuestra vida futura, la vida eterna, aquella verdadera que nos espera.

Ella rompio en llanto:- No era eso lo que esperaba escuchar- le dijo -me llamaron del banco para decirme donde estabas, para invitarme que te proponga regresar, tienen inclusive un mejor puesto donde ubicarte, todos estariamos mejor, mas tranquilos, podrias realizarte. La corporacion esta dispuesta olvidar si tu estas dispuesto renunciar a tus obsesiones-

Quedo confundido, ¿era real todo cuanto le estaba ocurriendo, a quien responder, que tenia mas valor?, su mujer imploraba por su regreso, le pedia un gesto tan comprensible en una persona que no entendia cuanto pasaba en su interior, como humilde y sencillamente confesaba no podia vivir sin el.

¿Que hacer: renunciar a su lucha?, sabia que estaba en la senda correcta, que el sistema se presentaba en la conmovedora fachada de una esposa amante, suplicando el regreso, con la seductora propuesta de un verdadero empleo, mejor aun de cuanto hubo tenido hasta la fecha. Solo debia renunciar a su lucha. Despues de algunos minutos de silencio en que la incomodidad de indefiniciones hizo que los dos sollozaran sin palabras por pronunciar.

El alzo la mirada y le dijo:- No puedo renunciar a todo lo hecho, es mi deber invitarte, decirte cuantas cosas ocurren, cuantas habran de suceder, lee la Biblia, acercate a Dios, encontraras las respuestas, veras que cuanto te digo es cierto; acompañame y seremos salvos los dos, pero por favor no me pidas que abandone el camino. Mientras hablaba lloraba, sus palabras brotaban como aguas de manantial.

Ella cambio el gesto, aquella dulce sonrisa troco en hostil mirada, reprochando de ese modo el desprecio a su humillacion, -Te perdono todo, te traigo todo, te entrego todo y esta es tu respuesta, es increible.

-¿Como estan los chicos?, atino a preguntar él,

-Contigo lejos estan mejor-, sentencio ella.

El lloraba, ella enjugo sus lagrimas, desprendio sus manos que hasta aquel momento estaban entrelazadas con las suyas y le dijo:- Se que sera la ultima vez que estemos juntos, lamento tu decision, tengo la tranquilidad de conciencia de saber que hice todo por devolverte la vida, y acaso lo hice por los dos. Pero ante tan evidente estado de cosas nada puedo hacer, ya nada quiero hacer.

Asi se retiro, el tambien sabia que seria la ultima ocasion en que la viera, sentia que perdia sus esperanzas de salvarla, tenia la alegria de saberse capaz de resistir a la mas seductoras de las propuestas que el sistema podria presentarle. Estaba en la senda correcta, nada podia fallar.

Seguia observandola cuando el encargado del bar le indico debia retirarse a la brevedad, estaban buscandolo y no tenia escapatoria.

-¿Quienes me buscan?

-Hijo tu los llamaste-; fue la respuesta del hombre que superaba los sesenta años.

-¿Que mas me pueden hacer?, dijo el en tono de autolamentacion.

-Imaginalo, son tan crueles como despiadados, escapa ahora que estas a tiempo.

Vio entonces acercarse a la puerta a dos hombres bien vestidos, en trajes de color oscuro, corpulentos, jovenes y nerviosos.

Los tomo por sorpresa su brusca huida, corrio con tantas fuerzas que los hizo caer a su paso, ellos se incorporaron inmediatamente y salieron detras. En la vereda descendieron de un automovil estacionado frente al bar otras dos personas que intentaron bloquearle el paso. Llevado por un ansia de fuga jamas experimentada pudo sortear el obstaculo, de un salto los supero en velocidad y cruzo la calle. Ellos corrian detras, apenas giro la cabeza en medio de tan intensa huida, los cuatro estaban sobre sus talones.

Frente a el un cerco de alambres se alzaba por mas de dos metros, se aferro con todas sus fuerzas y dando impulso con sus ya debiles piernas estaba del otro lado, corriendo aun. No supo en que momento sus persecutores abandonaron la carrera, se encontro solo, al limite de su respiracion, en medio de un mundo de personas indiferentes, cada quien seguia su camino sin prestar atencion a un sudoroso, malvestido y agitado transeunte.

Espero las sombras de la noche para regresar, con una cautela derivada del instinto de supervivencia desarrollado en los ultimos dias, celoso de preservarse hasta que Dios lo dijera. A pocos metros observo a los hombres en traje multiplicados dentro y fuera del hotel. Todos los niveles tenian las luces encendidas, el encargado estaba en el interior, sentado en una modesta poltrona ubicada en la recepcion con la cabeza gacha, evidentes signos de violencia ejercida se obervaban en su rostro. Sintio repugnancia, contuvo un grito de ira, lloro. Acuclillado en la penumbra del callejon rodeo el abdomen con sus brazos y lentamente contuvo su aliento, controlando sus impulsos.

Decidio retirarse, hacer el mismo camino por el cual habia arrivado; cuando se hubo desplazado unos pocos pasos un ruido de pasos advirtio la presencia de otra persona. Se escondio. Vio una sombra acercandose, contuvo la respiracion la sombra desaparacio. Instantes despues una mano se posaba sobre sus espaldas, dio un grito de espanto y reacciono como para defenderse. Una mano tapaba su boca, invitandole mantener la calma y guardar silencio. Era su compañero de infortunios, aquel vecino de cuarto exhonerado de la policia.

-Te expusiste y nos delataste a todos- le dijo

-¿Que hacemos ahora?, pregunto el, luego agrego:- Se presento mi esposa, por ella me expuse, luego me persiguieron, no se cuanto corri, anduve deambulando por todos lados, verme reflejado en los vidrios de un negocio me provoco escalofrios, tengo la apariencia de un vagabundo, uno de esos delirantes abandonados sin nada que ganar sin nada que perder.

-Mirame a mi-, dijo su circunstancial acompañante, -estamos en identicas condiciones, tal vez sea lo mejor que nos pueda ocurrir, probablemente de esta manera nadie se preocupe por nosotros. Es un modo de mimetizarse, debemos escapar y no existe mejor manera que escondiendose-.

-¿Escapar hasta cuando?, pregunto él.

-Dios dira- dijo el policia exhonerado.

Los dos se retiraron caminando, lenta y sigilosamente, casi sin hacer ruido.

Sin haberselo propuesto, al menos sin haberlo discutido, regresaron al lugar donde todo hubo dado inicio, el espacio en que se reunian las personas que hubieron, oportunamente a cada uno, brindado la informacion necesaria para iniciarse en este nuevo camino.

Alli los estaban esperando con una ansiedad insospechada, los llevaron semi ocultos a un albergue, similar al anterior solo que de inferior categoria y ubicado en la periferia de la ciudad.

Alli les asignaron un cuarto compartido y les indicaron debian permaneceer recluidos por algunos dias sin modificar absolutamente nada. Alguien les proveeria de la comida. Por el resto les indicaron permanecer en silencio.

Asi lo hicieron. Pasaron los dias, una de las personas les dijo que las aguas estaban tranquilas, podian salirse de ese espacio, pero debian moverse con cautela, y cumplir con aquello que pensaban seria su mision.

Entonces el exhonerado policia dijo: -Hemos discutido acerca de cual pensamos debe ser nuestra mision, pero mientras tanto deberiamos trabajar para afrontar los gastos de estar aqui alojados, del plato de comida con que a diario se nos insiste.

El agrego entonces: -Hacerlo implicara necesariamente exponerse, pero ¿Quien puede atender a las razones de dos personas con nuestro aspecto?

La tercera persona razono entonces: -Probablemente por ello lo puedan hacer, solo los llamados habran de atender a su mensaje, el sistema los ignorara, deplorable aspecto de marginalidad social hace de ustedes inofensivos componentes. Quien los escuche estara respondiendo a su llamado mas que a sus voces.

-¿Como resolver la cuestion del trabajo?, insistio el exhonerado policia.

-Llevar adelante aquello que consideran sera vuestra mision es en si mismo un trabajo, por otra parte encontraran, si aun no lo han hecho, que esta escrito todo obrero es digno de su salario, tendran su paga por el trabajo realizado, sera en cobijo, contencion, alimentos, todo lo necesario para estar tranquilos, lo suficiente para vivir, lo necesario para no tener necesidades esenciales-

Entonces, movidos por la conviccion de saberse en la senda correcta, con la felicidad de estar cumpliendo con el mas noble de los servicios en la vida y en la tierra, con la plenitud de quien brinda el todo por algo superior, maravilloso, definitivo; ataviados en mimetizmo de demencia marginal, comenzaron a gritar con todas sus fuerzas que era necesario el hombre cambie su vida; abandone su febril consumismo para alimentarse de productos no perecederos, que habrian de permitirle el acceso a la vida eterna.

La mayoria de las personas pasaban a su lado en indiferente observacion; algunos se molestaban con su verbo mas que con sus voces. Otros denunciaban su presencia a las autoridades, esto los obligaba huir repentinamente, habianse transformado en expertos escapistas de la vida, buscaban sobrevivir hasta que Dios lo dijera; algunos pocos atendian sus palabras; se iniciaban en el camino de la marginalidad sistemica.

El sistema continuaba funcionando, las personas razonaban que siempre fue asi, en todas las epocas existieron locos de voces discordantes que gritaban alertando sobre la proximidad del fin de los tiempos.

Una mujer rebozante de felicidad disfrutaba del amor clandestino junto al mejor amigo de su ex marido, quien le hubo facilitado un puesto donde trabajar, aun sin experiencia previa, en confortable escritorio de lujoso piso perteneciente a entidad bancaria, parte de una corporacion que a todos tenia comprometidos con sus prestamos, que a todos lados llegaba con poderosos tentaculos, maravillosos instrumentos con los cuales hubo tejido tramas de complicidades que llegaban a las mas altas estructuras de un poder que tras fachada del confort sometia a quienes habian decidido, comodamente, obedecerle.

Concluyendo

A menudo me pregunto sobre la vida de las personas y las veces que la fortuna llama a su puerta, y cuantas otras ocasiones, en desatinada eleccion toman el sendero del infortunio como destino prefijado.

He comenzado desde aquel dia a leer la Biblia y cierto es, debo confesarlo a pesar de los prejuicios que pudiera generar, existe un notable paralelismo, casi irreal, entre lo escrito y los sucesos contemporaneos. Tambien es cierto segun me hicieron saber, que en otros tiempos de la historia personas existieron que en antojadiza interpretacion encontraban como coincidentes sus circunstancias con los apocalipticos anuncios. Como dijeran los allegados a nuestro protagonista, la vida continuó, el mundo siguio evolucionando. Quienes decidieron poner fin a su vida en cada inicio de siglo pasaron a formar parte de interminable nomina de fanaticos desequilibrados que optaron por el suicidio masivo antes que afrontar las calamidades alli anunciadas.

Escribo semi oculto, temo quien acceda a estas lineas piense que he perdido el equilibrio, guardo cierto respeto por el juicio que el entorno pueda hacer de mis actos o de mi persona, al fin de cuentas (como todos quizas) tengo una imagen que preservar, ¿Una sombra que proyectar?

Mientras tanto precisamente frente al edificio donde se encuentra el departamento en que habito, por tener los ventanales abiertos puedo escuchar a una persona; la observo ahora mismo, desgarbada, sus ropas gastadas por la intemperie, cabellos y barba largas y desarregladas, desprovisto de la preocupacion que mortifica a tantos, me incluye, vinculada con la opinión que los demas puedan formarse por la imagen personal. Voz quebrada por la incomprension de un mundo que inexorablemente sigue su curso; advierte en este preciso momento sobre la necesidad de cambiar, honrando con cada acto la razon del vivir, antes bien que continuar en agotador viaje hacia la acumulacion de bienes que sacian apetitos pero no reemplazan ideales.

He resuelto concluir mi relato, el cielo es tanto azul y el sol tan radiante en esta jornada que seria un verdadero desperdicio no disfrutarlos, junto a mi esposa, perderia de ese modo un instante que sera irrepetible; disfrutando de la mano de la persona amada la manifiesta evidencia del Creador y de la creacion.

© Sergio Clerici
Imprimir todos los textos

Kronhela Ediciones Argentina - Ciudad Autónoma de Buenos Aires
ARGENTINA