Todo se irá a la basura

Mi corazón estallará como piñata de fiesta

de lo que algún día fui no queda nada
                                     solo vómitos de transeúntes

la borrachera es la última victoria

                                                      en estos días

 

la mejor poesía se sigue escribiendo en los baños públicos

tanta es mi náusea

                        que le vomitaré a la mujer que amo

y después me la devoraré

con un poco de esfuerzo pero con la muerte

                                                  dividida en mi garganta


Trabajar cansa

“Trabajar cansa”, ya lo dijo el poeta Pavese

y es que todo me cansa

hasta lavarme los dientes

                              o ponerme medias para dormir

 

¿quién pudiera ser

      todavía un niño que juega al balón

y no tuviera miedo

                           de envejecer o morir?

 

¿quién me regalará pronto

                                     un poco de veneno

para beber antes que llegue el fin?

 
El animal que hay en mí

Mi cuchillo tiembla en mi puño.

                                             No hay nadie en la casa,

me escondo en el corredor

y sigo pensando

                       que no hay nadie.

Pero una sombra cruza sospechosa
                                           el animal que hay en mí

me incita a atacar y ataco:

otro muerto más

para que los periódicos

                                  se sigan enriqueciendo

y yo en mi clandestinidad, solo,

                                               con hambre

y sin que nadie

                     me tome una maldita foto

No hay nadie en la casa.
Me escondo en el corredor y sigo pensando que no hay nadie.
El animal que hay en mí me incita a atacar y finalmente ataco
luego duermo tranquilo, un muerto más para que los diarios sigan enriqueciéndose y yo mientras en mi clandestinidad solo y muerto de hambre y sin que nadie me tome una mínima foto.


Escupo sobre mis banales contradicciones


Lo escribiré trescientas veces en mi piel:

                                      es inútil respirar

cuando tenemos la muerte

tan cerca

 

es inútil soñar

cuando solo tenemos

                       un vaso de vino por delante

es inútil cantar

cuando no tenemos nada con que saciar

 

nuestros apetitos sexuales,

ni nuestra vergüenza,

                                  ni nuestras canalladas

 

es inútil creer en dios

                  cuando hemos vivido negando

las religiones

 

escupo

          sobre mis banales contradicciones

 

y repito:

 

todo es inútil

 

lo escribiré miles de veces en mi piel

 
No me prives de tu carne

 

Llámame canalla, vende patrias,

mentiroso

               o llámame Lucifer

                                   pero no me prives de tu carne

yo soy un rey que perdió

                                  hasta su corona
mi poder está hecho pedazos

 

he vuelto a ti para coronarte

como la nueva reina

                             de mis tinieblas

 

es lo único que puedo hacer por ti

llámame vagabundo

                              o Satanás

                                    pero no me prives de tu carne  


Los dioses leen en mi piel

Los códigos de tu cuerpo

                                    tienen múltiples alas


donde mi enajenación se estremece

y encuentra su espacio

 

tu cuerpo es un pequeño lenguaje

                       que los dioses leen en mi piel

 

tu cuerpo está lleno de significados

y de significantes

 

que sólo yo descifro

                                en mi locura


Los muertos copulan con otros cuerpos

 

Nada somos
mas que un poco de sol

                             en los ojos

y aire movido

                      por los labios

(el pecado original nos sigue pesando,

en nuestra estúpida conciencia humana)

hay muertos que copulan

                                    con otros cuerpos

nada queda

sólo mi rostro bañado

                                de venenosas serpientes


Bocetos ingenuos

 

Los cuerpos son pequeños grabados

                o bocetos ingenuos

                                          de Dios

Él nos hace volar por el papel

                                  con su pincel

pero Dios

          se ha marchado

y se niega a terminar

                           lo arruinado


Adiós padre  

 

Padre me voy: voy a jugar en la muerte,

                                             padre me voy. Dile adiós a mi madre,

      y apaga la luz de mi cuarto: padre, me voy.

 Leopoldo María Panero

 

Padre me voy

me voy definitivamente

                       a jugar con la muerte

 

mis días se han tornado tenebrosos

y ya no tengo tu mano

                                sobre mi hombro

ni tu sonrisa cariada

                               y benévola

 

Padre lo he decidido

                        tengo que irme pronto

 

ya hice las maletas

                       y es inminente mi partida

 

despídeme de mamá, de mis hermanos,

de la abuela

                    y del perro hijo de puta del vecino

 

Padre me voy

sí pero aquí te dejo

                           mis poemas

para que los leas y después

                                    los quemes

 

pero antes te darás cuenta, tal vez, de todo

lo que en vida, te amé y odié

 


El amor de las putas del bar

 

Fíjate, incluso las putas en el bar

piensan en él

beben demasiado

y casi se olvidan del negocio  

Charles Bukowski

¿Quién dijo que las putas

no tienen derecho a enamorarse?

es verdad que algunas ni besan

                                            a sus clientes

 

otras sí

a otras les gustan los tres platos, a otras dos,

                                            a otras ni uno

 

pero ellas

se ponen como gallinas pisadas

cuando el poeta

                         llega al bar

 

porque mientras él las penetra

también les lee al oído poemas de amor

que

       jamás olvidarán

 

© Augusto Rodríguez
Imprimir todos los textos

Volver al Listado de Autores

Kronhela Ediciones Argentina - Ciudad Autónoma de Buenos Aires
ARGENTINA