Mujer

Ahora sé de que color son tus zapatos
Ahora sé que ropa usás
Ahora sé como son tus ojos y tu sonrisa
Ahora sé de la miel de tu cuerpo
Ahora sé de tus lágrimas
Ahora sé de tu pelo y de tus hombros
Ahora sé.
Antes, vos estabas.
Siempre estuviste.
Te tenía en mi alma.
Restaba encontrarte.
Entre todas, ya estabas.
Como el arte,
que sale del interior de una piedra,
solo había que descubrirte,
yo lo hice.
Era natural, así es.
Los iguales se buscan.
Los iguales se necesitan.
Los iguales se aman.
Yo sabía quien eras.
Y te encontré.
Sin verte,
estaba incompleto
pero estabas ahí,
me llenaste.
Sin tocarte,
no tenía sentidos,
los recuperaré al mirarte.
Por vos recuperé el insomnio dulce.
Por vos vuelo sin alas.
Por vos soy algo.
Sólo por vos, mujer.


Vas a llorar

Es muy simple, hoy vas a llorar.
Tratarás de explicarte el porqué,
te lo vas a preguntar mil veces,
igual, vas a llorar.
No vas a poder desatar el nudo de tus angustias,
ni hilvanar el sedal de tus pensamientos.
Solo llorarás.
El humo del cigarrillo no lo va a impedir,
tampoco los buenos momentos pasados.
Eso que ya imaginaste para tu hija, tampoco.
Tu mente no logrará la meta.
Sencillamente tus lagrimas van a caer,
van a inundar tu cara,
vas a sorber tu llanto.
mojarás mas de lo que te imaginás.
Sólo vos lo podes hacer,
no intentes nada, será imposible.
Rendíte al llanto.
Ni el llamado de tu madre,
ni la alegría de tu vecina,
ni tu mejor vestido nuevo,
ni tus colores preferidos.
Nada hará que no hoy no llores.
Cuando ya estés seca,
cuando no puedas más,
y estés vacía de llanto,
miráme a los ojos.
Fui yo.

 

© Alberto Parra
Imprimir todos los textos

Kronhela Ediciones Argentina - Ciudad Autónoma de Buenos Aires
ARGENTINA